¿Cuál es tu diferencial? – Cómo mostrarte única en un mercado saturado

🎙 ¿Preferís escuchar lo que dice este artículo? Dale Play al Podcast 🎧

Es tan difícil vender algo en lo que no se cree. Es muy duro querer monetizar un servicio que no conecta con tu propósito ¡Uf! Creéme que es así ☹

¿Cuántas veces sentiste que no debías mostrarte porque te viene la imagen de todo lo que ves en internet que suena a bijouterie china y barata?

¿Cuántas fórmulas no querés copiar?

Te digo una cosa: no tenés que copiar ninguna. Para vender, comunicar y difundir tus servicios necesitás solo una cosa: ser vos misma.

Pero no confundas mostrar tu autenticidad con mostrar tu privacidad, no tienen nada que ver. En realidad la diferencia es… ejem… perdón, no me quiero adelantar.

Vayamos por paso.

Al momento de escribir esto son las 5.15 am y estoy en la cafetería de un aeropuerto. Tenía un vuelo de Avianca a las 6.00 de la mañana pero está demorado porque se congeló el avión.

Sí, así como lo estás leyendo.

Así que estoy esperando, varado en el medio de un invierno largo y personas reclamando a simples empleadas de cómo puede ser que ustedes permiten brindar un servicio a esta hora si saben que se congela el avión, que estamos en el Siglo XXI y que esto no puede pasar, que siempre lo mismo con ustedes… y así podría continuar.

Como es muy temprano para andar peleándome con empleadas que nada tienen que ver con los dos grados bajo cero y la falta de elementos descongelantes en este pequeño aeropuerto, decidí pedirme un café y sentarme a escribir.

Mientras lo hago sigo rumeando del por qué esta empresa vende un servicio que se sabe no va a ser el mejor. Porque mientras lo hago, un mozo le dice al otro: “Viste! Otra vez se congeló el avión”

Y más me doy manija: ¿Cómo podés vender un servicio que sabés que no va a funcionar?

 

Lo que pensamos que hay que hacer, tal vez no sea tan así

 

diferencial

 

Si hay algo que he aprendido en este mundo digital y la venta de servicios, es que no hay que ser como Avianca: tenés saber que tu producto ofrece lo que promete. Vender algo en lo que no se cree, siempre se hace imposible y, sobre todo, la gente se da cuenta.

El mercado online está muy saturado de promesas vacías:

“Alcanza la felicidad en 7 pasos”

“Hazte millonaria con tu consulta online”

“Descubre el amor de tu vida”

Vos sabés que yo no gasto mi tiempo en criticar cómo lo hacen los demás y no lo voy a hacer ahora. Pero lo que sí sé es que el 100% de mis clientas llegan con esa creencia: que no pueden prometer nada porque todo suena a puro humo.

Entonces, esto lleva a un bloqueo enorme: la incapacidad de darle valor a todos esos años de estudio.

El miedo a la exposición, al que dirán los colegas de mí, a que me vean como una profesional poco seria.

Y esto deriva en un círculo: quiero monetizar mi proyecto online, pero me da vergüenza todo el proceso que creo que hay que hacer, entonces no me conoce nadie y no me llegan clientes entonces no monetizo.

Y te enfatizo ese “lo creo que hay que hacer” porque es la bisagra en todo esto.

Pensamos que hay una fórmula única e inmaculada que hay que seguir: prometer la felicidad en 7 pasos.

Porque esos referentes que seguimos dicen que es así. Y entonces te cae la ficha y pensás: “tengo que vender mi alma al diablo para hacer rentable mi profesión en el mundo online”.

Y ahí te quedás: revolviéndote en la fantasía del haber sido y la frustración del no poder.

 

Conectá con tu audiencia, no con la fórmula

 

diferencial

 

Lo que más vende, lo que más conecta con tu audiencia, no es una fórmula.

Lo que mejor resulta si querés vender tus servicios online es ser vos misma.

Así con todo el proceso en el mundo online: así con tus textos, así con tus fotos, así con toda la comunicación de tu proyecto

Vayamos por pasos:

☝ Para llegar a vender tus servicios, primero tenés que crear una audiencia.

☝ Para crear una audiencia, tenés que darte a conocer.

☝ Para darte a conocer, tenés que aportar valor.

☝ Para aportar valor, tenés que saber qué problemas resolvés a esa audiencia que le vas a vender tus servicios.

¿Me seguís?

Entonces, se hace ultra necesario que comuniques todo eso que tenés para aportar.

Por eso, una estrategia de comunicación se hace taaaaaan necesaria en todo esto.

No voy a entrar en detalle del cómo en este artículo porque no es el objetivo, lo que me gustaría que aprendas es algo que atraviesa todo tipo de mensaje que crees dentro de esta estrategia y es poner en primer lugar tu autenticidad.

En un mundo lleno de slogans grandilocuentes, bots que te hablan como si te conocieran, automatizaciones masivas y promesas vacías de seis cifras, lo que te será más rentable es mostrarte tal cual sos.

Te pongo un segundo en el lugar del público: como audiencia, queremos interactuar con personas, con gente que le pasa lo mismo, con profesionales que hablan de nuestros problemas, que dialogan, que se toman el tiempo y que te prestan atención como si fueses el único cliente del mundo.

Entonces, cuanto más humano sea tu mensaje, cuanto más personal sea tu diálogo con el otro y más auténtica te muestres, más empatía vas a generar.

Y la empatía es el recurso más poderoso para conectar con tu audiencia.

 

No te confundas: mostrar tu autenticidad no es mostrar tu intimidad

 

diferencial

 

Hay que tener cuidado: no hay que confundir mostrar tu autenticidad con mostrar tu intimidad.

Una clienta que trabaja con padres de múltiples me decía —Nico, yo no quiero mostrar a mis hijos mellizos en mis redes—. —¿Qué te imaginás que tenés que mostrar de ellos? — le pregunté.

Una cosa era que ella mostrara el día a día de sus hijos cual reality show y otra muy distinta es que ella contara su historia de cómo madre de múltiples hizo que se abocara a trabajar con otros padres que están pasando por lo mismo.

Eso es utilizar tu propia vida para convertirla en una historia que empatice con tu público ideal. Porque las historias que tenemos para narrar, en general, están atravesadas por situaciones universales.

De esa manera, siempre (siempre) habrá alguien que haya atravesado por lo mismo. Y es ahí donde tu mensaje comienza a hacer match con la historia de vida del otro.

Si me seguís en las redes sociales, si me lees por aquí o por mail, si me viste en algún video o en algún otro lado, verás que utilizo algunas cosas que me pasan en mi vida cotidiana para convertirlas en historias y crear, a partir de eso, contenido para aportarle valor a mi audiencia pero no sabés cómo me siento alguna mañana, o si lloro por tal cosa, no sabés quién es mi tía o los problemas o alegrías de mi familia.

No hay que confundirse: uno muestra lo que quiere mostrar. Y lo muestra cómo lo quiere mostrar.

En las Redes Sociales, cada uno es dueño de su propio relato y como tal, tenemos absoluto control de la narrativa.

Entonces ¿por qué no utilizar situaciones cotidianas para crear historias universales que le sirvan a nuestro público?

 

Encontrar cómo mostrar tu autenticidad es encontrar tu propia voz

 

 

Comunicar tus servicios en el mundo online no se trata solo de hacer campañas en Facebook, automatizar el email marketing, subir un post en Instagram o cómo montar un curso en una plataforma online.

De lo que se trata es de que encuentres una manera de decir, una forma de mostrarte frente al público. Esa manera única y auténtica, será tu voz.

Lo que vos llevás adelante es un emprendimiento. Listo. No hay vueltas: sos una profesional de la ayuda emprendedora.

Y cada emprendimiento es único, porque es llevado adelante por personas que lo crean en base al mundo que les toca vivir, que poseen ciertas creencias y maneras de pararse frente a la vida.

Entonces, honrar esa mirada en tu emprendimiento es honrar tu propia autenticidad.

Y mostrar tu emprendimiento siguiendo tu manera particular de concebir el mundo es mostrarlo con tu propia voz.

Esto será uno de los ingredientes que te hará diferenciar de tu competencia. Hará que tu público empatice contigo y te elija a vos y no a otro.

 

📌 Algunas acciones podés tomar hoy para encontrar tu diferencial (y otras un poco más raras)

 

 

🌟 ENCONTRÁ Y DEFINÍ TU NICHO – No es tema de este artículo (porque esto, más que un artículo, es un curso en sí), pero para llegarle al público necesitás conocer a quien te dirigís. Al conocer sus problemas y las necesidades que tienen para solucionarlos, vas a poder hacer match con tu mensaje (y tu propuesta, claro).

Vos no atendés a todo el mundo. Porque al querer atender a todos no atendés a nadie, no te diferenciás y sos una lata más en la góndola.

 

🌟 HIPERESPECIALIZATE – Supongamos que encontraste tu nicho y es trabajar con padres ¿Qué padres? ¿Padres primerizos? ¿Padres en edad avanzada? ¿Padres que quedaron solos en su casa porque sus hijos se fueron?

Al acotar más y más tu público te vas a ir convirtiendo en experta en cierta área de ese nicho. De esa manera, tu autoridad crece y vas a poder crear una marca mucho más potente a los ojos de ese público en particular.

 

🌟 ¿QUÉ TE HACE ÚNICA? – Investigá a tu competencia, analizá lo que ofrece, cómo lo hace, qué dice y cómo lo dice. Y pregúntate qué tenés vos que no tienen los demás, cómo lo decís vos que no lo dicen los demás, qué propuesta de valor hace falta en el mercado.

Como dice un mentor que tuve: “Si todos dicen ohhhh, tu dí ahhhh

Por ejemplo, una clienta de mi mentoría anual trabaja con mamás y no con mujeres con hijos. Ella detectó que muchas Coaches se dirigían a la mujer que tiene hijos pero nadie se dirijía a esa mujer en su rol de madre. Allí encontró una diferencia en la manera de comunicarse y su propuesta de valor tomó mayor relevancia.

 

🌟 QUE TUS HERRAMIENTAS NO SEAN TUS MENSAJES – Suele ocurrir que cuando hago la pregunta de arriba “¿Qué te hace única?”, me dicen: “soy Coach de vida y trabajo con las técnicas del mindfulness”. O “Soy Psicóloga sistémica y estudié bioneuroemoción”

Está genial que tengas esas cajas de herramientas porque te van a servir a la hora del abordaje con tu cliente, pero coaches que trabajan el mindfulness hay miles, psicólogas sistémicas otros tantos.

Es clarísimo que tu abordaje hará un diferencial en la gente porque hay algunos que resuenan más con la psicoterapia que con la bioneuroemoción, por ejemplo, pero lo que tenés que tener claro es que vos no sos tu título.

La persona no va a comprar por ese cartel colgado en la pared. Recordá: las personas compran soluciones.

 

🌟 ESCRIBÍ MUCHO – Parece raro esto, en un mundo que se dice que lee cada vez menos ¡yo te mando a escribir! Bueno, no hablo de que todo lo que escribas debe publicarse.

¡Ay! Esto le duele a mi Yo Escritor, porque las Redes Sociales nos han deformado al punto tal que asociamos que hay que escribir solo para publicar.

Yo soy de la idea que del 100% de la escritura, siempre habría que hacer visible un 20 o 30% de lo que producimos.

Entonces ¿Por qué escribir? Porque va a ser necesario si vas a aportar valor a tu audiencia y cuanto más escribas, más vas a ser consciente de tu propio estilo (es decir, de tu propia voz).

 

Sobre este tema en particular, podés leer más en este post.

 

🌟 ESCUCHÁ TU NIÑO INTERIOR –  Somos personas creativas por naturaleza (vamos… que somos capaces de crear vida). La parte creadora de nosotros es infantil. Está llena de capacidad de asombro y se encuentra alerta a nuevas experiencias.

Un niño es un explorador frente al mundo y que lo va construyendo en base a todo lo nuevo que va descubriendo. Ese descubrimiento no le genera ansiedad o angustia, lo toma como un juego.

Allí está la clave: nuestra creatividad es nuestro niño interior jugando.

Entonces, tomemos como un juego todo esto. Porque detrás de tu emprendimiento, de tu proyecto para monetizar, de ganar ese dinero para llevar el estilo de vida que querés, de armar todo esto para darle riendas a tu propósito de ayudar a las personas, hay un sentido lúdico que nunca hay que perder.

 

 


GUARDÁ Y COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO EN PINTEREST

Marketing para Coaches: Cómo destacarse en un mercado saturado Marketing para Coaches: Cómo destacarse en un mercado saturado