Storytelling para Coaches & Terapeutas – Enamorá a tu audiencia a través de tus historias

🎙 ¿Preferís escuchar lo que dice este artículo? Dale Play al Podcast 🎧

En un mundo tan robotizado, lleno de automatizaciones, bots, bits y programas que publican solos, humanizar tu presencia online será un gran diferencial.

Si sos Coach, Psicóloga o Terapeuta, aún más ¿Por qué? Porque no estás vendiendo cucharas: ofrecés un servicio que impacta directamente en la vida de esa persona. Ella depositará en vos un gran problema de su vida y lo querrá hacer con alguien al que le tenga absoluta confianza.

Para eso, hay una práctica que se utiliza desde que el ser humano pisa esta vida: contar historias.

 

El arte de decir el mundo

 

Cuando el mundo ya era viejo, nuestros primeros abuelos, reunidos alrededor del fuego, miraban las sombras proyectadas en las piedras. Las formas, que bailoteaban al son de ese elemento mágico recién descubierto, servían de excusa para narrar ficciones que nunca se habían dicho.

Un día, dentro de esa caverna, la ficción no bastó y entonces alguien salió de su cueva, miró el mundo y volvió para contar lo que había visto.
La historia del mundo había comenzado.

Entonces otro abuelo salió de su cueva, miró el mundo, se fascinó y siguió el camino; solo para contarle a las personas de otras cuevas cómo era el mundo que había dejado atrás.

Luego, mucho más luego, la oralidad contó las odiseas de Homero. Y vino la cerámica, los primeros intentos de la escritura y alguien dijo “esto es mío porque tiene mi marca” y ya todos supieron que ese símbolo representaba a una persona.

Y luego el hombre creó el pergamino para atestiguar las realidades que se inventaban y se imponían. Y los emisarios, con esos pergaminos, comenzaron a viajar para leer esa realidad escrita en otros lugares.

Y después, mucho después, se creó la hoja y apareció Gutemberg para masificar la letra, el lenguaje, documentar el conocimiento e imprimir la palabra de ese Dios que se tragó a todos los Dioses del pasado.

Y, por último, aunque no hay seguridad que sea lo último, los bits comenzaron a grabar en el éter de lo virtual desde las primeras huellas de los abuelos de las cavernas hasta los pasos del hombre en el espacio, la luna y más allá.

Y todo, todo lo ficcionado, todo lo visto, todo lo escuchado, en definitiva, todo lo dicho, son historias que cuentan los hombres y las mujeres a otros hombres y otras mujeres.

Entonces, las narraciones han sido parte desde que nosotros, los humanos, existimos en este punto del universo.

 

El arte de crear confianza

 

De este modo, te podría decir, que el contar historias está inserto en nuestro ADN. Todo acto humano es una narración.
Y aquí hago un salto cuántico del tema. Ya vas a entender por qué.

Hay un factor clave para que puedas vender tus servicios como profesional de la ayuda: tenés que ganarte la confianza de tu posible cliente.

¿Qué sucede cuando vos elegís tomar un proceso terapéutico? ¿O cuando decidiste contratar un Coach? ¿O compras un curso para mejorar tu formación?

¿Comprás lo primer que se te aparezca, casi por azar?

No ¿verdad?

Lo mismo sucede con alguien que quiera contratarte como Coach, Psicóloga o Terapeuta. Esa persona deberá conocerte, saber que sos la profesional indicada para tratar el problema que está teniendo.

Entonces, si no generás confianza, déjame decirte, no le vas a vender un servicio ni al vecino.

Y para generar confianza, tenés que captar la atención de tu audiencia.

Pero la atención no se capta con carteles de luces de neón (que, al mundo digital, vendría a ser unas imágenes de dudosa procedencia anunciando tus servicios y nada más). La atención de tu audiencia se capta crean empatía a través de tu mensaje.

 

¿Cómo crear empatía en épocas digitales?

 

No dista mucho de lo que hacían nuestros primeros abuelos en aquellas cavernas: contando historias que hablen del mundo que le toca vivir a tu audiencia.

Y de esto se trata el Storytelling: de crear historias para captar la atención de tu lector.

¿Por qué la gente mira series? ¿Por qué leen libros? Porque enganchan, entretienen, enseñan, despierta curiosidad.

El arte de crear confianza, entonces, se encuentra cara a cara con el arte de crear historias. Historias en donde tu público se sienta identificado, que encuentren en ella una motivación para leerlas o escucharlas.

Las buenas historias ayudan a que las personas a tomar acción.

¿Qué habrá motivado a caminar a nuestros abuelos de las cavernas? ¿Acaso quedaban indiferentes cuando otro les contaba el mundo que había dejado atrás?

Yo creo que sabés la respuesta, pero déjame contestarla: No. No creo que se hayan quedado quietos luego de escuchar tales historias. Estoy seguro de que tomaron sus pocas pertenecías y salieron de su refugio para vivir lo que otros le contaban.

Si aso generan las buenas las historias ¿Por qué no utilizarlos para nuestro proyecto/emprendimiento online?

Si no, mirá este video:

Quiero que hagas un ejercicio: me encantaría que mires esta publicidad y me cuentes que ves en ella.

 

El arte del Storytelling

 

Te lo repito para cansarte un poquito con el concepto: el Storytelling, aplicado a la comunicación y marketing digital, es el arte de contar historias para tocar la emoción de tu audiencia y que estas realicen ciertas acciones sobre tu propuesta de valor (servicio, producto, etc.)

A todos nos gusta que nos cuenten una historia. Cuando te encontrás con un amigo seguro le decís: “Contame cómo estás” y allí se produce la conexión.

Las historias (y me vas a leer muchas veces escribir “historias”) nos trae al frente a ese niño que todos tenemos guardado en algún lugar. Porque nos despierta la curiosidad, la imaginación, la creatividad.

El Storytelling es la creación de una historia creíble centrada en los clientes y que conecte con tu negocio.

 

📎📎 ¿Por qué deberías usar el Storytelling en la comunicación de tu proyecto online como profesional de la ayuda?

 

📢 Contar historias es simple – Todos tenemos alguna que contar. En esa simpleza se da la cercanía con el otro, humanizamos nuestra marca y le damos voz a nuestro propósito.

Por ejemplo, si mañana querés difundir un taller presencial para mujeres en etapa de separación, podés tomar dos caminos:

1- Hablarme sobre las características del taller: 3 módulos y todas sus temáticas, 2 ejercicios, con un break, un descuento X antes de tal fecha y más cosas duras y cuadradas.

2- Hablarme sobre cómo Fulanita llegó al taller angustiada y sin la posibilidad de tener una conversación sana con su expareja. Eso le traía mucha angustia, insomnio, poca productividad en el trabajo y aislamiento.

Y luego continuar diciendo que Fulanita se reconectó con su potencial, se empoderó en las decisiones y calmó su ansiedad. Eso le permitió ser más asertiva en su trabajo, por lo tanto, tener más tiempo libre. Y al estar más relajada podía tener conversaciones sobre sus hijos con su expareja.

Es decir, te puedo contar una historia alrededor de todo lo que puede beneficiarte el taller.

De ese modo, empatizás con tu cliente ideal en situaciones reales que, seguramente, le estén sucediendo (claro, para eso, deberás conocer a tu nicho como la palma de tu mano.

 

📝  Las historias emocionan – Cuando querés vender tu idea, tu producto o posicionar tu marca, a tu público lo convencerá más una buena historia que esos datos fríos y concretos.

Al utilizar el Storytelling, conectamos con la parte emocional del cerebro. Y si tenemos en cuenta que, como consumidores, el 85% de las compras que hacemos son emocionales (es decir, no se basan en una razón lógica) es muy recomendable apelar a despertar en tu audiencia esa parte sensible que los harán conectar con tu marca.

Según Jurgüen Claric, neuromarketer especializado en ventas, las personas no sabemos por qué consumimos lo que consumimos. Es decir, no somo conscientes de nuestras necesidades. Las historias permitirán abrir una puerta de entrada y le harán ver a la persona lo que necesita realmente.

 

🔎  Por el poder multiplicador de una historia – Acaso cuando te cuentan una muy buena ¿no la repetís?

En la tradición oral, los trovadores eran quienes portaban la historia de la humanidad en sus poesías, cantos y cuentos. Iban de boca en boca, expandiéndose a través de otros trovadores y juglares. Hoy, en nuestro mundo de escritura y redes, este patrón no ha cambiado mucho: compartimos aquello que nos gusta y llama la atención.

Que tu marca sea narrada a través de una historia, hará que las personas quieran compartirla.

 

3 claves del Storytelling

 

📌 No seas el héroe – Se trata de tu cliente, no de vos. La gente se aburre si vos sos el centro de atención de la historia. Por más que hayas sido vos la protagonista o quién salvo a la princesa en la torre del castillo, hacete a un lado y dale el protagonismo a otro.

Un ejemplo que escuché alguna vez: sé el Señor Miyagi y no Daniel San.

Por eso siempre es bueno convertir en un buen relato algún proceso de un paciente o coachee. Contar su proceso de transformación mientras estuvo trabajando contigo. De esta manera, te vas a centrar en su historia y no en la tuya (aunque vos hayas sido parte).

Siii, ya sé. Me dirás: “No Nico, eso debe ser confidencial” No hay que contar todo, no hay que poner nombres reales, no hay que ser 100% literal.

 

📌 Comenzá por el villano – ¿Quién es el villano? Será el problema que el héroe resolverá en la historia.

Es eso que necesita ser solucionado, lo que le genera el dolor a tu público y que vos como profesional de la ayuda se encargará de resolver.

Plantale esa incógnita al principio, los mantendrá atentos hasta el final.

 

📌 Dejá lo mejor para el final –  ¿Tengo que decirlo? ¿Por qué recordamos “Sexto Sentido” o por qué estuvimos hablando un año sobre el pobre de Jon Snow en Game of Thrones?

Porque en el final se devela el misterio, le damos solución y resolvemos el problema que presentamos al principio.
Es lo que llaman el momento “Wow” ¿Nunca viste las conferencias de Steve Jobs? Mirá una y vas a ver de lo que hablo.

 


GUARDÁ Y COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO EN PINTEREST


¿Cuántas historias te estás perdiendo de compartir con tu audiencia?

Probá hacer un ejercicio muy simple: recordá un problema común que tenga tu cliente ideal. Ponele un nombre al personaje. Comenzá hablando sobre ese problema que elegiste. Luego desarrolla cómo fue solucionándolo y terminá con la persona descubriendo la solución.

No importa la extensión. Si son 5 líneas, si 5.000 palabras. No importa que la escribas a mano o en la computadora. No importa que sea excelente, no tiene por qué serlo. No tiene que gustarle a todo el mundo, ni siquiera a vos.

Publicala en alguna Red Social con una linda foto.

Observá lo que sucede.

Luego contame.

ACCEDÉ AHORA A LA MASTERCLASS GRATUITA

Al suscribirte a este evento, tus datos se gestionarán confidencialmente y en términos del apartado SEXTO, numeral 10 de mi política de privacidad, además, tus datos se alojará en los servidores de la empresa estadounidenses ActiveCampaign.

¿Cómo simplificar tu Lanzamiento?
4 claves para lograr claridad y alivio al lanzar tus servicios

¿CÓMO SIMPLIFICAR TU LANZAMIENTO?

4 claves para lograr claridad y alivio al lanzar tus servicios

Al suscribirte a este evento, tus datos se gestionarán confidencialmente y en términos del apartado SEXTO, numeral 10 de mi política de privacidad, además, tus datos se alojará en los servidores de la empresa estadounidenses ActiveCampaign.