Cómo convertir a tu público en clientes si sos Coach o Terapeuta

Cómo convertir a tu público en clientes si sos Coach o Terapeuta

🎙 ¿Preferís escuchar lo que dice este artículo? Dale Play al Podcast 🎧

Sos profesional de la ayuda: Coach, Psicóloga o Terapeuta y tenés un llamado muy fuerte: tu vocación de servicio y ayudar a otras personas.

También tenés un proyecto online, porque así es tu ambición de llegar a más gente y lograr el mayor alcance posible para ayudar a la mayor cantidad de personas.

Manejás alguna Red Social, una Web. Tal vez trabajás el email marketing. Puede que ya estés haciendo transmisiones en vivo o que compartas tus conocimientos a través de artículos en tu blog.

Tu vocación de ayuda es muy fuerte, claro. Pero también tenés que pagar la luz, el agua y la suscripción a Netflix. Para eso, necesitás tener clientes. De lo contrario, todo ese proyecto se te va a tacho.

Te voy a ser claro: no sos una ONG de caridad. Un emprendimiento que monetiza, es un negocio. Uno que no lo hace, es un hobby.

Entonces, mi querida colega, hay que facturar. Y para eso hay que tener clientes.

Sé que este tema puede ser la bisagra para continuar o no tu proyecto online, por eso veamos juntos algunas claves de cómo lo podés hacer. Al final de este artículo te dejo un regalito.

 

¿Hablábamos de vender? ¿Y si generamos confianza primero?

 

 

Muchas veces, cuando querés vender un servicio, ponés todas tus energías en vender tu servicio (sí, parece un absurdo lo que te digo, ya sé).

Parada en esta creencia, es donde se cumple tu mayor miedo: convertirte en un “llame ya”. Porque solo pensás que difundir tu proyecto, tu marca, vos como profesional, se restringe a hablar sobre lo que vendés.

Y no, ese no sería el camino adecuado y no tiene mucho que ver con generar una estrategia de comunicación digital.

Por mi experiencia y lo que he aprendido, la energía debería estar, primero que nada, atraer audiencia, convertirla en seguidores para luego generar, por decirlo de alguna manera, una relación de amigos.

He ahí tu audiencia fidelizada.

Te lo resumo: para vender primero tenés que generar confianza. Para generar confianza, primer tenés que aportar valor.

Recordá que tus servicios se basan en acompañar a la persona en un proceso de transformación profundo: romper creencias limitantes, superar traumas, posibilitar cambios de paradigmas, etc.

Entonces, que te tomes el tiempo para que la persona te tome confianza, será fundamental

 

¿Cómo generás confianza?

 

 

Te pongo en situación: 

Supongamos que estoy suscripto a tu lista de correo. No sé nada de vos por 2 meses, no me aportás mucho valor por bastante tiempo y, de repente, me enviás un mail para que te compre tu programa o sesiones.

«Capaz está genial pero ¿quién sos?»

Las inscripciones, supongamos que me decís, cierran en 2 días.

«Seee, claro! como cerraban hace una semana atrás y los cupos eran limitados» (que ojo, eso funciona muchísimo. Pero siempre y cuando sea cierto) (y creéme, el usuario se da cuenta qué tan verdad es eso de que los cupos son limitados o la oferta va a subir de precio) (y acá cierro esta cadena de paréntesis) (amo los paréntesis ¿te lo dije?)

¿A qué voy con todo esto?

No es una estrategia muy amigable cuando te comunicás con tu audiencia solo cuando tenés algo para venderle. 

Como dicen en mi tierra: pan para hoy, hambre para mañana.

Una cliente de mi programa grupal, el otro día me planteó que se ponía mucha presión porque cada pieza comunicacional que creaba estaba orientada a la venta 😰. Esto, por supuesto, devenía en un bloqueo.

¿Te sucede lo mismo?

​Te planteo esto ¿Qué sucedería si le escribís a tus seguidores porque sí? 

No te me confundas, cuando te digo “porque sí”, no te estoy diciendo que hay que escribir por escribir sin una estrategia atrás.

Te hablo de comunicarte con tu audiencia para, justamente, eso: comunicarte.

Porque la comunicación, ante todo, es diálogo (no me canso de repetirlo).

Estamos muy acostumbrados a mediatizarla, a poner un aparato comunicante de por medio en donde yo emito un mensaje y el otro lo recibe (y acá me sale el Licenciado en Comunicación que estudió 4 años en la Universidad).

¡Basta de creer que la comunicación es unidireccional! ¡Basta de pensar que la comunicación es un aparato tecnológico!

Hoy día, como mega consumidor de información, la audiencia es muy inteligente. Así que no te confundas: la otra persona sabe cuando estás monologueando.

¡Ah! Viste que inteligente es tu seguidor: no solo sabe cuándo le estás vendiendo, sino que sabe cuándo no hay lugar para el diálogo. 

Te doy una noticia: vos también sos audiencia de alguien.

¿O te pensabas que siempre estás del lado del emisor?

Decime: ¿Acaso no agradecés cuando un referente te escribe regularmente aportando valor, dándote herramientas y soluciones para hacerte la vida más fácil? (¡Bueh! Laaaa vida, así como Laaaa Vida, no. Pero sí, aprender algo nuevo de él y que podés aplicar para vos en cierto momento)

Entonces ¿Por qué no comenzás a implementar en tu estrategia de comunicación eso que a vos te gusta recibir? 

Obvio que cuando estás en etapa de venta vas a enviar más mails, a subir más anuncios en Facebook, a generar, en resumen, mucho más ruido (por no decir: “hinchar un poco más las bolas”) (pero no lo vamos a decir porque no queda muy elegante).

Pero entre medio, procurá NO entrar en un silencio absoluto.

Si implementás una comunicación regular con tu audiencia, el día que quieras vender algo, la compra se dará mucho más fácil.

 

3 claves raras para generar confianza y posicionar tu marca online

 

 

No quiero entrar en detalles técnicos ni en otras estrategias que podés leer en este artículo, por ejemplo

Quiero hacer foco en tres aspectos que, a mi entender, son fundamentales para, no solo saber generar confianza, sino para poder entrar en el “radar” de tu audiencia: Planificar, tener paciencia y formación.

👉 Planificar tiene la ventaja que podés bajar a tierra tus objetivos, maximizar tu tiempo, establecer una hoja de ruta que te lleve a un lugar en concreto.

Por ejemplo: en 3 meses tener un infoproducto, en 6 meses tener una comunidad fiel, en 1 mes obtener 500 suscriptores, en 2 meses estar haciendo webinars.

Y no solo eso, planificar un calendario editorial que haga posible una constancia publicitaria de tu marca será fundamental para sostener el proceso (cuando te digo “constancia publicitaria” no hablo solo de “publicidad” en sí, sino mantener el aporte de valor de manera sostenida)

Planificar te da claridad y, creéme, tu público lo nota (y eso vende).

👉 Tener paciencia es algo de lo que se habla poco.

Sí, lleva tiempo fidelizar, posicionarte, generar confianza y autoridad. Puede suceder que ni bien comenzás tengas tus primeros clientes (de hecho, yo lo trabajo mucho con mis clientas en mis programas), pero sostenerte en el tiempo aumentará las chances de que tu negocio sea rentable (y pido disculpas por la mega síntesis que hago de todo esto. Un experto en negocios me mandaría, directo y sin escalas, a la mierda).

En lo personal, no creo en la instantaneidad de los resultados y esa historia de que al mes de comenzar ya uno está nadando en dinero. Miro bastante de costado cuando me prometen eso. He dicho.

👉 La formación te aporta una nueva mirada, te trae herramientas que no conocías, generás Networking porque conocés a mucha gente con la que podés generar colaboraciones y ¿por qué no? sacás ideas de cómo diseñar y ofrecer tus propios servicios.

Yo sé que como profesional estás acostumbrada a la formación constante en tu área. Eso está genial, pero ¿te pusiste a pensar que llevar un proyecto online implica que te formes en algunas tareas que sí o sí tenés que llevar adelante vos?

Porque si hablamos de comunicar tu marca, tu voz, tu autenticidad, eso que te hace ser lo que sos, no se puede delegar, por ejemplo. No sabés enfocar tu negocio, necesitás mejorar tu escritura, encontrar un nicho, cómo automatizar, entender las Redes Sociales, el mundo digital… son formaciones necesarias para que tengas claro el rumbo de tu estrategia de marketing, de comunicación y de negocio.

Cuando yo comencé a invertir fuerte en formación, siendo muy concreto en las especialidades que lo hacía y que sabía iban a hacer crecer mi negocio, mis ingresos comenzaron a triplicarse.

Sí, ya sé: formarte implica invertir. Y, perdón que te lo diga, pero si no invertís, no crecés.

 

Generá el contexto para que tu audiencia te compre

 

 

Cuando te digo de escribirle a tu audiencia porque sí y de aportarle valor, te estoy hablando de solo una parte del camino. Porque sería un problema si solo nos quedamos allí y no señalizamos el camino para que la gente vaya, llegue y compre.

Muchas veces tu público quiere tus servicios, quiere trabajar contigo, pero no le facilitás el camino para que lo haga.

La distancia que hay entre vender o no vender, muchas veces, la marca un simple botón de compra.

No voy a entrar en temas del miedo a vender, porque creéme que la solución es mucho más fácil de lo que se cree.

Clave: si aún tenés miedo a vender tus servicios solo pensá qué te duele más: el propio miedo a vender o el no poder cumplir con tu propósito (que puede ser ayudar a más personas, pagarte el estilo de vida que querés llevar, sentirte reconocida, etc.).

 

📌 Entonces, acá va, muy resumido, algunas prácticas sugeridas para comenzar a abrir puertas para que tu público adquiera tus servicios:

 

🌟 Cuando ofrezcas tus servicios, hacelo a público que te conozca. Un concepto fundamental que deberías incorporar es el de tráfico frío y tráfico caliente. El tráfico frío es el público que aún no te conoce y recién tuvo un primer contacto contigo. No sabe aún que vos podés cubrir esa necesidad.

Si vas a hacer un anuncio en Facebook, por ejemplo, que la gente se suscriba a tu lista de correo y se descargue un regalo.  Luego, por ejemplo, una vez que hayan adquirido ese material de valor, le podés ofrecer una llamada gratuita para vender tus servicios.

🌟 Si tenés un grupo o una Fanpage, podés hacer transmisiones en vivo. No entraré en detalles sobre Facebook Lives (lo podés ver mejor aquí ) Estas acciones te servirán para entrar en un contacto mucho más cercano con tu público porque estarás poniendo “el cuerpo”. Podés invitar a una llamada gratuita luego del live, para que la persona reserve día y fecha y allí presentarle tu propuesta de valor.

También podés crear una serie de Lives temáticos, que tengan un hilo conductor (por ejemplo: ciclo para madres con tiempo o cómo crear un plan de acción para emprender). Y en una serie de tres Lives tratás tres subtemas que engloben la temática. En cada live dejás un ejercicio o un material complementario. En el último, invitás a una llamada gratuita.

🌟 Webinars. Siguiendo con la idea, no vas a aprender todo lo que tiene que ver con webinars en este simple artículo, pero tenés que saber que te dan la posibilidad de abrir una gran puerta para que tu audiencia se convierta en cliente.

El ruido que genera hacer uno, dos o cinco, tiene no solo ganancias monetarias (porque darás la chance que te compren directamente tu programa o accedan a una llamada gratuita de venta) sino que generás ruido, ganás suscriptores y tu audiencia comienza a ver que realizás acciones concretas, serias y profesionales.

🌟 Una página de servicios clara: Esto te sirve cuando llevás tráfico a tu web y tenés una comunidad que navega por tu marca. Que las personas tengan la posibilidad directa de ver los servicios que ofrecés, que sepan que pueden lograr y que tengan un camino de salida para contratarte será clave. En general, yo recomiendo que si son servicios de ticket medio o alto, que tengan la posibilidad de que la persona te reserve una llamada gratuita.

 

 


GUARDÁ Y COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO EN PINTEREST


 

✍ Te decía que era muy muy resumido porque cada ítem es, no solo un artículo en sí mismo, sino un curso en sí mismo.

Lo vamos a profundizar este 20 de Junio en el Webinar gratuito “3 SECRETOS PARA CONVERTIR TU AUDIENCIA EN CLIENTES” el cuál podés reservar tu lugar en este link.

Cómo vender tus servicios como Coach o Terapeuta haciendo Facebook Lives

Cómo vender tus servicios como Coach o Terapeuta haciendo Facebook Lives

🎙 ¿Preferís escuchar lo que dice este artículo? Dale Play al Podcast 🎧

Te voy a ser claro: Facebook y su alcance son un desastre. Hace rato que las Fanpages tienen poca relevancia orgánica y ya casi no vemos las publicaciones de las páginas en nuestro muro.

Si no pagás a Facebook para que te mueva tu publicación, más vale que ni gastes energía en publicar en allí.

Eso no quita el hecho que tu mensaje debe estar alineado con lo que necesita tu público ideal, de lo contrario ni poniéndole tres millones de dólares tus publicaciones van a ser relevantes.

Pero hay una herramienta que hace tiempo es el presente y futuro: los Facebook Lives.

La vedette de la comunicación online es el formato video y eso es una verdad más grande que el dulce de leche. Y en esta red social, servirse de esta tendencia va a ayudarte a tener más visibilidad, mayor engagement y mejores conversiones (+ engagement + conversiones = + clientes)

 

¿Por qué hay que humanizar el mensaje?

 

 

Ya lo sabés: en un mundo tan lleno de automatizaciones, bots, información generalista, códigos y pixeles, lo humano es lo que “mejor paga”.

Cuanto más humanices tu mensaje, más sensación de cercanía vas a tener con tu audiencia. Y eso es lo que va a generar confianza de tu público hacia vos y, por ende, posibilitará que lo conviertas en cliente.

Y más, mucho más, si trabajás el desarrollo personal ¡Puf! Vos que acompañás a personas en procesos de terapia o de coaching, que las personas tengan la chance de verte, escucharte y sentirse escuchadas, es una de las mejores estrategias de comunicación que podés implementar.

Hay un salto cuántico entre la palabra escrita y la palabra hablada.

La escritura, como estrategia de comunicación, es la tecnología base de tu mensaje. Eso ya lo sabemos. 

Pero la palabra hablada, el sonido de tu voz, las expresiones de tu rostro, ese “cara a cara” virtual acorta esa distancia entre vos (marca personal) y la otra persona. Permite darle a tu mensaje una cadencia, una tonalidad, cierto ritmo; te hace diferenciar del resto y permite que muestres eso que te hace única.

Preguntante vos como usuaria, como una persona que también consume contenidos: ¿qué te genera ver por video a esa persona referente y que seguís por todo lo que te aporta?

 

Antes de decidirte si hacer o no Facebook Lives pregúntate:

 

 

👉 ¿Mi público está en Facebook? Puede suceder que seas Coach de Carrera y tu público ideal está buscando cambiar de trabajo o intentando reinsertarse en el mundo laboral luego de, por ejemplo, haber sido madre. Si bien este público está en Facebook, tal vez el fuerte de su presencia para este fin sea LinkedIn.

¿Qué quiero decir con esto? Que no porque sea el hit del momento, a vos también te servirá. Entonces, está de más decirte que tenés que tener claro en qué canales de comunicación se encuentra tu Cliente ideal

 

👉 ¿Mi público consume Live Streaming? Puede ser que te dirijas a mujeres de más de cincuenta años y por ahí no estén tan tecnologizadas, entonces es probable que no asistan a los Lives.

De nuevo, es importante si tu público tiene un mínimo de información sobre el lugar dónde consumir información.

 

👉 ¿Yo resueno con el Live? Como todo, las estrategias a implementar deben estar alineadas con lo que a vos te guste hacer. Sea que te dé miedo o no, que hayas o no hecho, la idea es que no sientas ese mandato de “lo tengo que hacer”. Parece obvio lo que te digo, pero créeme que trabajo con muchas clientas que por querer seguir ciertas fórmulas “porque a otros le funcionan”, lo único que hace es bloquearla y dejarlas en una inacción que hace que no hagan nada. Esto es una gran fuente de frustración y desmotivación.

Vamos… que estás llevando adelante TU proyecto personal. Si no hacés lo que te gusta y te divierte acá ¿dónde lo vas a hacer?

 

Del Video grabado hacia la transmisión en vivo – Recomendaciones si nunca hiciste un Live

 

 

Y sí, yo sé que si nunca lo experimentaste puede dar un poco de miedo. Sobre todo, sentirte expuesta

Porque es en vivo, porque sale tu cara, tu voz y todo eso que tenés para decir y que no sabés si lo vas a expresar bien y si la gente te va a ver y si te equivocás y si no sabés qué decir y si te congelás y si sos un desastre y si y si y si…😱😨

Sí, ya sé: genera miedo si nunca lo hiciste.

Por eso te recomiendo que el paso que vayas a dar sea hacia tu zona de aprendizaje y no a la de pánico.

 

¿Cómo hacer entonces si nunca hiciste un Live?

 

🌟 Comenzá por lo simple. Grabate con tu cámara del celular o de la computadora y ensayá. Subí algún video grabado a tu comunidad, más que nada para ir rompiendo el cascarón de la exposición a “cara lavada”

 

🌟 Amigate con la tecnología y tu palabra. Creá un grupo secreto o una Fanpage sin publicar, en el que estés solo vos. Transmití y probá, no solo la tecnología, sino vos hablando dentro del ecosistema de Facebook y, más importante, cómo es eso de hablar vos sola sin diálogo mediante.

Cuando me refiero a “sin diálogo” quiero decir que no estás hablando con otras personas cara a cara. Porque cuando transmitís en vivo sí se genera un diálogo entre vos y tu audiencia, pero la diferencia es que ellos te hablarán vía comentarios escritos y serás vos la que lo lea en voz alta. Entonces, es practicarte en sostener el sonido unilateral de tu voz

 

🌟 No esperes a tenerlo todo. Que necesito comprar el micrófono tal. Qué la cámara HD de no sé qué. Que la iluminación de no sé cuánto ¡Olvidate de tener la mejor tecnología! Eso es pura procrastinación.

¿No tenés micrófono? Usá el de los auriculares que vienen con tu teléfono móvil ¿No tenés la super cámara? La que viene con tu laptop o bajate alguna app que te permita usar el teléfono como webcam ¿Iluminación? Una ventana con luz natural.

Que la herramienta no sea la escusa. Como dijo un paisano en mi tierra: “es el indio y no la flecha”

 

🌟 En lo posible, no comiences sola. Si tenés colegas con las cuales puedas transmitir en conjunto, puede ayudarte al miedo de estar vos sola frente al público. Y si el público pertenece a esa otra colega, mejor.

 

De todo lo que se trata es que comiences con el hábito y a internalizar la práctica. Así, el salto desde la zona conocida a la desconocida se hace de manera más cómoda y gradual.

 

Estrategias que podés llevar a cabo si ya estás haciendo Lives

 

 

Vamos a detenernos en pensar la estrategia de un Live y las acciones que podés llevar a cabo para hacer un Facebook Live de la mejor manera:

 

📢 ¿De qué vas a hablar? – Definí una temática clara y que apunte a las necesidades de tu público. Esto despertará mayor interés y las personas sabrán el por qué deben estar en frente a la pantalla cuando transmitas. Una buena práctica es preguntarle directamente a tu audiencia sobre qué quieren que hables.

 

📝 Escribí un guion – Ese miedo a “¿Y qué pasa si me quedo sin saber qué decir en medio del Live?” se termina si antes te hacés un guion. No es necesario que escribas letra por letra lo que vayas a decir, pero sí un script con las temáticas principales que te permitan llevar un orden y un flow adecuado.

 

🔎 Elegí dónde vas a transmitir – Puede ser en tu Perfil Personal, Fanpage, Grupo o Evento. Si querés generar visibilidad y alcances orgánicos, en tu Fanpage sería la mejor opción. Si apostás a tener un grupo más fidelizado y que tenga un diferencial, entonces sería ahí el lugar.

 

¿Y qué podés hacer mientras estás transmitiendo?

 

 

📌 Comenzá desde el minuto cero – Veo muchas transmisiones en donde las personas comienzan el Live y se quedan ahí, sin decir mucho: Se paran a aprontar el mate o el café. Salen del plano y queda la pantalla enfocando esa planta a medio regar.

Esperan, dicen cosas en slow motion como: “buenooo, vamossss a… esperar aaaa que llegue másssss geeeente” y esas cosas.

Te recomiendo que ni bien comiences a transmitir, ya introduzcas el tema, des la bienvenida o lo que sea que tengas escrito en el guion. Por respeto a quienes ya están y porque si yo soy tu audiencia y te pasás cinco minutos boludeando ahí frente a la pantalla, me voy a ir a mirar videos de gatitos por ahí.

 

📌 Recapitulá las temáticas – Sucede que mucha gente se va a ir enganchando a medida que pasen los minutos. Entonces es buena estrategia retomar cada cierto tiempo lo que ya venís hablando.

Por ejemplo: “Si recién llegás, ya hablamos de dos temas: El tema uno, que dijimos tal y tal cosa. Y el tema dos, que nombramos tal y tal otra”

Así, en treinta segundos, vas a poder ser capaz de enganchar a las personas que te agarraron a mitad de camino.

 

¿Cuántas veces te quedaste sin ideas? ¿Aún estás publicando cuándo te baja la inspiración?

 

Descargá esta guía para descrubrir tu cliente ideal, qué le interesa y, así, generar ejes temáticos que se convertirán en tus futuras publicaciones

¿Sobre qué puedo escribir y cómo organizo mis publicaciones en las Redes Sociales?

 

📌 Mostrate natural – La gente acude porque quiere aprender algo de vos, eso es claro. Pero es una transmisión en una Red Social, no tiene que ser un discurso para el Forum de Harvard (si es que tal cosa existe).

Mostrate tal cual sos, cercana y transparente. Siempre con buena onda pase o que pase.

Importante:  a veces sucede que la tecnología no acompaña: se corta o no se escucha o no se ve o lo que sea. Puede llegar a ser frustrante, pero mantené la buena onda y no transmitas la frustración a tu audiencia. Eso se nota y hace que pierdas público. Una recomendación es preguntar, al principio, a tu audiencia si se escucha y se ve bien.

 

📌 Dialogá con la gente – Cuando te están viendo, la gente te va a comentar. Buscá el equilibrio entre el diálogo y el exponer tu presentación.

Un recurso que acerca mucho es leer el comentario de la persona y llamarla por su nombre. “María González pregunta si tal cosa”, “Aquí Roberto Pérez dice que tal y tal cosa”.

Si alguien te hace una pregunta y ves que aún no es momento de contestarla, hacé una brevísima pausa y decí “María, es una buena pregunta. Me la anoto y en un ratito te la respondo”, algo que la persona que preguntó se sienta escuchada y la enganche hasta el final (porque va a estar esperando la respuesta)

 

📌 No pasa nada si no hay gente – Muchas veces he notado frustración en clientas que transmiten y hay cero o muy poca asistencia. Cuando esto sucede, la tendencia es terminar muy rápido la transmisión ¡Error! Seguí tu planificación y hablá como si le estuvieses hablando a ese Forum de Harvard. Tal vez haya uno o dos mirándote, esas personas merecen que las honres y des lo mejor.

Además, la grabación quedará y luego podés difundirla para que la vea más gente.

 

Tu Live como disparador de tu embudo de ventas

 

 

Este capítulo era un punto del capítulo anterior, pero lo he separado por que siento que es el ABC de todo live.

En realidad, el ABC de toda estrategia de Comunicación es que todas las acciones estés enfocadas al camino que lleve a la conversión

Por eso, si bien está pensado para conectar con tu público, generar confianza y todo lo anterior que te mencioné en este artículo, tu live puede llegar a ser un arma de conversión masiva pero solo si sos estratégica y lo orientás a ello. Tenés a tu público ahí, cara a cara, aprovechá a vender (¡que no sos una ONG!).

 

¿Cómo? De varias maneras:

 

🔥 Un Live con un Llamado a la Acción concreto – Hables de lo que hables, es recomendable que invites a las personas a que tomen alguna acción: que te sigan en tu Fanpage, que se descarguen un LeadMagnet, que tomen una llamada de Claridad (esto es una llamada para que vos le vendas tus servicios) o que compren tu programa.

Si bien lo podés ir diciendo en medio de la transmisión, es bueno remarcarlo o dejarlo para el final cuando están las personas que, supuestamente, se quisieron quedar hasta el final porque les interesó tu Live (es más, si ves que al final no baja la cantidad de audiencia, vos seguí vendiendo).

 

🔥 Una serie de Lives temáticos – Una manera de saber qué temáticas enganchan más a tu público y qué llamados a la acción son más efectivos, es crear una serie de tres o cuatro Lives a lo largo de cierto período de tiempo.

Esto da una sensación de “curso” o “seminario”. En cada Live podés ofrecer un llamado a la acción específico.

Por ejemplo:

Live 1 – Cómo vencer el miedo a emprender – Llamado a la acción: ejercicio

Live 2 – Por qué hay que crear un modelo de negocios para emprender –  Llamado a la acción: Pdf con los pasos para crearlo

Live 3 – Cómo crear una agenda de trabajo para emprendedores – Llamado a la acción: Agenda de llamada de claridad para vender tu programa

También pueden estar pensados como parte de un Lanzamiento al estilo Product Launch Formula (algo que sería para un post entero que prometo escribir algún día)

 

🔥 Para entibiar tráfico antes de un Webinar – Un modelo de embudo bastante simple y efectivo es hacer un Facebook Live anterior a un Webinar.

Supongamos que vas a hacer un Webinar sobre 5 claves para gestionar tu tiempo. Entonces, podés hacer un live unos días antes para precalentar a tu público sobre el por qué no estás teniendo tiempo libre para tus hobbies.

Es decir ¿la temática central del Webinar es una solución a cierto problema? Entonces el Live puede ser la presentación de ese problema y qué se está perdiendo la persona por tenerlo.

Por supuesto que una vez termines el live, abrís el camino para que la gente se suscriba al Webinar donde, además de hablar de la solución, vas a tener preparada una gran sorpresa (sí, porque en el Webinar le vas a vender tu propuesta de valor).

 


GUARDÁ Y COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO EN PINTEREST


 

La idea es que vayas probando, que sepas que el segundo Live va a ser mejor que el primero, que el tercero mejor que el segundo.

Que sepas qué temáticas convierten mejor, a qué hora, en que lugar (si en tu grupo o en tu Fanpage), etc.

¿Ya estás haciendo Lives? ¿Qué no estabas implementando con respecto a lo que leíste? ¿Qué otras estrategias te funcionan? ¿Te quedaron dudas?

¿Por qué es importante la escritura para vender tus servicios?

¿Por qué es importante la escritura para vender tus servicios?

🎙 ¿Preferís escuchar lo que dice este artículo? Dale Play al Podcast 🎧

Sos Coach, Psicóloga o Terapeuta y ayudas a la gente de maneras muy diversas. Como profesional tenés entrenada la escucha activa como nadie.

Vos y yo sabemos que estar receptiva a lo que traiga tu paciente, procesar cada idea y pensamiento que la persona te comparte, es parte fundamental de tu quehacer.

Así como tu escucha hacia ese cliente es importante, tu palabra lo es en igual medida. La palabra como un canal para conectar con el otro.

Por eso importa (y mucho) lo que vos le digas, la devolución que hagas, las preguntas que le regales para abrir caminos a la resolución de sus problemas.

La palabra es comunicación y ser capaz de ser clara en el mensaje de devolución al cliente es parte fundamental de tu profesión. Eso creo que también ya lo sabemos.

Pero además, un mensaje claro a tu audiencia es parte fundamental del proceso. Es decir, para que ese cliente se convierta en tal, primero te tiene que conocer.

Es importante que la persona sienta y sepa con certeza que vos sos la persona en la que puede confiar para acudir a solucionar ciertos problemas y encontrar ese estado de solución al cual quiere arribar.

Y es mediante el diálogo en que uno entra en confianza con el otro. Por eso es tan importante tu palabra y lo que vos tengas para decirle a ese público.

Y aquí está el meollo del asunto: la escritura, como herramienta para hacer llegar tu mensaje, es fundamental.

Te lo digo fuerte y claro: la escritura es la mejor herramienta en tu estrategia de comunicación.

La escritura es la mejor tecnología para tu estrategia de comunicación

Si hay algo que aprendí estos años en comunicación digital es que se necesita escribir mucho para aportar valor a tu audiencia. De esa manera generás confianza y luego, recién ahí, podés venderle tus servicios.

Es así.

No hay vueltas: tenés que crear contenido.

Porque sos vos quien posee el expertise en tu temática y la única persona que conoce tu propia voz (que será, en definitiva, parte importante de tu diferencial)

Por eso, la escritura se hace necesaria. Vas a tener que escribir mucho para llegarle a tu público (sean artículos, post, guiones para videos, páginas de venta, o cualquier cosa que quieras comunicar).

No te asustes con eso de “escribir mucho”. Al final de este post te dejo un par de ejercicios para que la entrenes y puedas escribir un poquito más cada día.

¿La Escritura es una Tecnología? Sí.

Recordá que, como tal, es un artificio inventado por la humanidad (con sus miles de variables). El tema es que la tenemos tan internalizada que no lo vemos como algo externo.

Pensá: su dominio requiere de su aprendizaje, ciertos instrumentos que nos permiten llevarla a cabo y posee reglas especiales (de derecha a izquierda, de izquierda a derecha, etc.).

La escritura se practica

Ese aprendizaje (o su mejora) se da mediante el ensayo.

Te lo digo de otra manera: escribir para aportar valor a tu audiencia tiene un paso previo: practicar la escritura.

Como un equipo de fútbol, que practica todas las semanas para jugar bien el Domingo, tu escritura necesita lo mismo. Dedicar un 80% a su práctica hará que el otro 20%, esa escritura con intención, se haga más fluida.

Es que existe una creencia muy cruel con respecto a escribir para comunicar tus servicios: no damos lugar a la escritura porque sí. Creemos que toooodo lo que escribimos será puesto a la luz en Redes Sociales, blogs, email, etc.

Te pregunto:

👉  ¿Cuántas veces escribís tus post o artículos en un Word o a mano? Contestate con sinceridad.

👉 Y ahora ¿Cuántas veces escribís tus post o artículos directo en Facebook, Instagram o tu blog? Contestate con sinceridad.

Esto último deja poco margen para la mejora, para la exploración, para la escritura libre.

Nos hace editar a la vez que escribimos. ¡Aaay! 😟 Pobre nuestra creatividad que le podan sus ramas antes de crecer. 

Me dirás que no, que no sabés escribir. Que sos mala haciéndolo.

Y yo tengo dos cosas para decirte:

👉 Aprendida la técnica, todos somos escritores

👉 No existe un “mal escribir”. Solo existen comparaciones. Y todos sabemos que las comparaciones…

La escritura es diálogo

Luego de toda esta lectura ya lo sabrás: la escritura es diálogo. Y lo médular en tu estrategia de comunicación es crear un ida y vuelta con tu audiencia ¿no te parece?

Por eso es tan importante que comiences a practicar tu escritura para conversar con ella.

La confianza que generes con tu público será la diferencia entre tener likes y tener conversiones. 

¿Y cómo alguien entra en confianza con otra persona?

Sí: dialogando.

Yo no sé exactamente en qué momento estás con tu emprendimiento online: si tenés una Fanpage, si escribís para tu blog, si tenés pocos o muchos clientes, si no tenés idea qué significa WordPress o aún estás queriendo entender Google+ (no te preocupes: nadie entiende esa Red Social de Google, ni siquiera quienes trabajan allí).

Pero dejame decirte una cosa: la escritura es la base fundamental para empatizar con tu público.

Mediante esa conversación comenzás a saber de primera mano lo que le sucede al otro. Empezás a conocer sus dolores, comenzás a escribir sobre sus dolores.

☝ Y si conocés los problemas de tu audiencia, vas a saber qué soluciones ofrecerle.

Y si sabés qué soluciones ofrecer, entonces tu mensaje va a hacer match con lo que está buscando ese futuro cliente.

¿Sabés qué sucede cuando das en el clavo con tu mensaje? Tu audiencia se siente escuchada y se genera esa sensación (que seguro vos también la has vivido): al leerte, la persona se lee.

(En otras palabras: esa expresión de “pahhh…parece que estuvieses hablando de mi”)

Tu palabra en el proceso de transformación

Quiero serte muy claro en esto: es importante que tu audiencia conecte contigo desde un primer momento a partir de lo que tenés para compartirle.

Soy un convencido que las palabras salvan y que un Coach, Psicólogo o Terapeuta debería poder comunicar mucho más que sus servicios.

Preguntate ¿Cómo lograrán tus futuros consultantes conocer tus servicios si no te animás a entregar tu mensaje al mundo? 

Yo sé que puede dar miedo sentir que te estás exponiendo , pero comunicar desde el hueso para inspirar a tus lectores y que se sientan en sintonía con tus valores te ayudará a convertir a tu audiencia en clientes.

¡Basta de frases inspiracionales!

Ya casi terminando, me quiero adelantar a algo que he visto mucho cuando hablamos de escribir y conectar desde la palabra con la audiencia.

Quiero decírtelo claro (y sé que puedo sonar muy duro y te pido disculpas): ¡Basta de frases inspiracionales, por favor! ¡Ya estamos inspirados!

Según lo que he estudiado estos años, lo que me dice gente que sabe mucho más que yo y lo que he experimentado, a veces, o casi siempre, no llegás a tu audiencia no porque lo que tengas para ofrecer es malo o porque no estás capacitada.

No.

Si no llegás a tu audiencia es porque, tal vez, nunca te sentaste a pensar una estrategia de comunicación.

Es simple y por simple, lo omitimos.

Es más: porque pensamos que hay que escribir algo nos ahorramos camino subiendo alguna frase que suene linda para tener algún like que otro y listo.

Yo no digo que no haya que hacerlo, cuidado. En su justa medida, puede tener un gran efecto, como una coca cola cuando hay 40 grados de calor o una canción de Maná.

Pero no es una estrategia de comunicación subir posts con Paulos Cohelos y Dalais Lamas diciendo frases de dudosa autoría.

Entonces ¿Cuántas veces has publicado por publicar, sin un objetivo en concreto, sin saber a quién le estás escribiendo o sin saber, siquiera, qué tenés para ofrecer?

En este post te explico cómo podés comenzar a diseñar una estrategia de comunicación acorde a los servicios que tenés para ofrecer.

Cuidado, para nada estoy juzgando con esta pregunta. Simplemente no quiero que hagas todo lo que yo alguna vez hice.

Por eso, te invito a que te sientes y pienses las acciones que sí podés tomar para afinar mucho más esa escritura que tal vez te está siendo esquiva, o que sale un poco oxidada:

Dos ejercicios breves para entrenar tu escritura

La escritura automática se trata de escribir sin pensar. Dejar de lado el editor que llevamos dentro y dar rienda suelta a la mano como un motor que construye palabras.

Escribir sin pensar nos permite ser canales entre las ideas y el papel.

¿Cómo hacerlo? Te propongo dos juegos simples:

1 – Cronométrate

Poné el cronómetro y escribí durante 10 minutos. Escribí sin parar. Escribí sin pensar. No levantes la mano ni te frenes. Escribí con furia que el tiempo corre. No pienses en el tema, dejá fluir lo que salga.

¿Qué son 10 minutos en todo un día? Poco ¿verdad?

2 – Hacé listas

Las listas nos ayudan a obtener mucha información en un período muy corto de tiempo y, a la vez, nos ayudan a ordenar y agrupar por categorías lo que vaya surgiendo.

Además, hacer listas largas nos permite ir más allá de lo aparente y comenzar a hurgar los territorios de nuestro inconsciente.

Entonces, te propongo que hagas una lista de 100 cosas sobre las que no he escrito.

Recordá: escribí rápido, sin pensar. Si te quedaste sin ítems, vale repetirlos. Hacé todo lo que esté a tu alcance para no frenar.


GUARDÁ Y COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO EN PINTEREST


Y vos ¿Estás implementando la escritura como parte de tu estrategia de comunicación? ¿Qué te impide hacerlo? ¿Tenés alguna práctica para sugerir a los lectores?

¿Qué te gustaría hacer que hasta ahora no estás haciendo?

LA VULNERABILIDAD DEL TERAPEUTA – ¿Cómo superar el miedo a mostrarnos y escribir con autenticidad?

LA VULNERABILIDAD DEL TERAPEUTA – ¿Cómo superar el miedo a mostrarnos y escribir con autenticidad?

🎙 ¿Preferís escuchar lo que dice este artículo? Dale Play al Podcast 🎧

Quiero, pero no puedo. Algo me frena. No sé qué publicar. No tengo tiempo para hacerlo. No creo que sea buena idea mostrarme tanto en las Redes Sociales. No tengo mucho para aportar ¿Qué sucede si mis colegas miran lo que publico? ¿Qué pasa si los conceptos son erróneos? No estudié tantos años para salir a venderme así como así.

¿Se te cruzaron algunos pensamientos como éstos alguna vez?

De acuerdo a Julia Cameron, escritora estadounidense, la causa de tus bloqueos (porque de esto se trata muchas veces: de sentirnos bloqueados) no es tu perfeccionismo ni tu falta de ideas. Mucho menos es tu falta de tiempo.  La raíz más honda de todas es tu miedo. 

Miedo al qué dirán, a no generar reacciones en tu audiencia (por ende, no sentirte reconocida) o a no tener las respuestas adecuadas.
Miedo a quedar expuesta y en evidencia, a no ser suficiente, a quedar en offside frente a los demás.
Miedo a que te vaya bien (demasiado bien) y no tener las herramientas para manejarlo (o hacerte cargo de tu éxito).

O el miedo a no terminar, que hace que no comiences en absoluto y que te quedes ahí: en un círculo de invisibilidad que lo único que provoca es que no solo pierdas clientes (por ende, dinero), sino una energía valiosa que podrías ocupar en vos misma.

Miedo, en definitiva, a sentirte vulnerable.

 

De esto hablamos con Natalia Sarro, Psicóloga, Coach Ontológico y Escritora en www.inspiramundo.com. Desde su comunidad ESO QUE NO DECIMOS: COACHES Y PSICÓLOGAS QUE ESCRIBEN, acompaña a profesionales de la ayuda a desarrollar sus talentos y transformar sus vidas y trabajos a través de la escritura creativa y terapéutica.

 

– Los Terapeutas y Coaches trabajamos con nuestra vulnerabilidad a diario. Frente a nuestros pacientes, estamos llamados a convivir con la incomodidad de la ambigüedad y la incertidumbre. Uno de nuestros mayores desafíos como profesionales de la ayuda es mantener abierto un espacio de empatía y compasión para que las personas puedan encontrar su propio camino. Y esto es caótico. – dice Naty

Vos, al igual que muchos profesionales de la ayuda, elegís transmitir tu conocimiento, experiencia o servicios. Estás profundamente conectada con la decisión de mostrar tu auténtica voz pero te sucede algo: no sabés quién leerá tus artículos o mirará tus videos. Te incomoda pensar que, tal vez,  te harás visible ante demasiadas personas.

–Esto genera una sensación de pánico. Miedo a ser criticadas o juzgadas. A que nadie nos lea.

Nuestro temor a no ser suficientes – dice Naty.

Miedo no solo a sentirte vulnerable, sino a que los demás lo perciban.

 

¿Cómo podemos detectar esta vulnerabilidad?

 

La Investigadora Brené Brown dedicó décadas a explorar la vergüenza. ¿Cómo actúa la vergüenza en nosotros? ¿Cómo cultivamos nuestra resiliencia ante la creencia de que “no somos suficientes”, que no merecemos ser amados?

–¿Qué nos pasa cuando nos sentimos avergonzados? – comenta Naty – Solemos esconderlo. Es paradójico: cuanto más escondemos la vergüenza, más crece.

La clave es detectar cuándo nos sentimos avergonzados.

¿Te sucede que te encanta admirar la autenticidad en otras personas? ¿Considerás valiente a aquel que comparte, se muestra y emprende, pero no te gusta que esa misma vulnerabilidad se vea en vos?

– Suele suceder que lo que veo como algo poderoso en otros lo veo como defecto en mí. Como Coaches o Terapeutas ¿en qué momento hemos aprendido que la vulnerabilidad es un punto de flaqueza, debilidad y desconexión?– dice Naty.

 

¿Cuáles son las causas de sentirnos expuestos?

 

Hoy vamos a compartirte dos de ellas:

1 – EL ARTISTA INTERIOR HERIDO

 Emprender, llevar adelante un proyecto online, atender clientes, buscar maneras para ayudar a las personas de la mejor forma, escribir un artículo, crear un post, diseñar un programa. Son todos actos creativos.

“Y negar nuestra creatividad es negar que nos corre sangre por las venas”, dice Julia Cameron.

Pero puede pasar que en algún momento algún docente, algún familiar o algún amigo nos dijo algo, no necesariamente con mala intención, que atentó con nuestra frágil, creciente y fértil creatividad.

–En muchos casos, mucha gente me ha dicho que desde ese momento nunca más se ha animado a compartir algo en público o que ni siquiera se permitió escribir en su propio cuaderno privado–  dice Naty.

Y entonces, ella nos invita a plantear esta pregunta ¿Cuál ha sido tu relación histórica con la creatividad?

¿En casa se potenciaban y celebraban  tus costados artísticos? ¿O por el contrario se juzgaba y penalizaba todo expresión creativa?

Naty nos propone que buceemos en nuestra biografía y detectemos en que momento se ha detenido la expresión de nuestra singularidad, tal vez para sentirnos aceptadas o queridas.

– Estas voces ajenas las hemos internalizado como propias. Al momento de sentarnos frente al papel, nos autocensuramos antes de escribir la primera línea.

2 – MANDATOS CULTURALES

¿Te preguntaste qué mandatos están detrás de ese miedo a la exposición? ¿Qué se dijo siempre desde tu profesión? ¿Qué lugar debe ocupar el Terapeuta frente a su público? ¿Puede tener público siquiera? ¿Se fomentó desde tu carrera que compartas tus conocimientos en Redes Sociales, blog o revistas especializadas? ¿Qué manual de ética te pusieron en el banco del aula?

–Me da miedo lo que piensen mis colegas sobre mí– me dijo Mariela, una clienta en una sesión de mentoring. –Ninguno de mis colegas está haciendo esto que hago. No tengo con quién hablarlo y eso frena las ganas de compartirlo en mis proyectos online porque no tengo quién me dé feedback.– me dijo Valeria, una Psicóloga a la que entrevisté hace poco.

Naty lo llama “El mandato del Psicólogo”. ¿En qué consiste? En que, como profesional de la Salud,  te regís por un manual de ética y por ciertos principios que, si bien regulan tu práctica profesional, por otro lado restringen y limitan la libre capacidad de expresión de tus talentos y conocimientos.  Y en demasiados casos, te impiden desplegar estilo particular de acompañar a pacientes/clientes.

 

Cuando nada alcanza

 

Pero esto no termina acá.

También, este miedo a mostrarnos vulnerables tiene que ver con la sensación de escasez. Que se liga a la creencia de no ser suficientes.

“La escasez es el problema del nunca es suficiente” dice Brené Brown y te pregunto ¿Cuántas veces ocultaste ese servicio que tenés para ofrecer porque sentiste que no estaba del todo terminado? ¿Cuántos textos siguen guardados porque aún los sentís incompletos? ¿Cuánto hace que tenés planificado salir a la luz, pero te decís que te falta terminar no-sé-qué-logo para colocar en no-sé-qué-página?

–Nico, no publico nada en mi Fanpage ni en mi blog porque soy muy detallista. Porque ya sé que estaré muchas horas editando, corrigiendo, queriendo hacer el post perfecto. Me consume la energía– fueron las palabras de Mariela en aquella sesión.

A Valeria, la Psicóloga que había entrevistado, le pasaba que no podía encontrar el punto intermedio entre una escritura académica y una más vivencial. Encontrar ese equilibrio hacía que se bloqueara y no estuviese llegando a su público de la mejor manera.

Y yo me pregunto ¿en serio el bloqueo viene de la perfección?

La pretensión de escribir textos perfectos es la historia que nos contamos para no mirar de frente a los mandatos que tanto nos dolería traicionar.

 

¿Quién me cuida de las críticas?

 

Hay un sueño recurrente: un aula llena de personas, vos parada frente a la clase, ellos mirándote. El peso de ser el centro no es tan fuerte como pensabas pero ese sueño se convierte en pesadilla cuando te ves desnuda, expuesta ante cientos de ojos que te juzgan.

La vulnerabilidad hecha metáfora.

Escribir, compartir tus textos, mostrar tu propia autenticidad, todo eso que sos y tenés para dar se parece a eso.

“Exponer nuestro arte, escritos, fotografías o ideas en el mundo sin ninguna garantía de que van a ser aceptadas o valoradas, eso también es vulnerabilidad” , nos enseña Brené Brown.

Y las críticas de desconocidos, las miradas reprobatorias de quienes nos quieren, el comentario en una Red Social, el ataque a tu persona, a tu trayectoria como Terapeuta, a todo lo que tenés para dar… con todo lo que te costó llegar hasta acá.

La pesadilla hecha realidad

 

¿Y qué sucede cuando aparecen?

El secreto es bastante Zen: no habría que casarse con los que te dicen que sos la mejor del mundo (porque habrá gente que se convertirá en amantes fieles de tu marca) ni deprimirte cuando alguien te escribe con mala intención (los llamados Haters que suelen escribir, ¡oh casualidad!, todo en mayúscula como queriendo llamar mucho más la atención).

 

¿Cómo amigarnos con la vergüenza?

Naty nos da una punta. No sigas permitiendo que tus logros profesionales definan la medida de tu valía personal. No dejes que un éxito o un fracaso en tu profesión determine cuánto te respetás a vos misma al final del día.

En otras palabras: si tengo muchos likes y el público me deja comentarios bonitos, entonces me quiero más.  En cambio, si nadie me lee, no recibo ninguna respuesta ni reconocimiento de los otros, entonces mi autoestima desciende a los subsuelos.

–Si logramos conservar nuestro amor propio firme más allá de los resultados, vamos a estar mucho más preparadas para tomar riesgos, para publicar más seguido, para probar cosas nuevas en el mundo digital, para dar una charla o  para dar un taller.

 


Ponete cómoda y escuchá la entrevista

Te invito a que te tomes un ratito y le pongas play a esta charla que tuvimos con Naty Sarro en la Comunidad de Facebook.

Allí hablamos de todos estos temas y mucho más:


 

GUARDÁ Y COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO EN PINTEREST


 

¿Cuándo fue la última vez que te sentiste vulnerable?

¿Qué proyectos increíbles tenés guardados bajo siete llaves por temor a la mirada inquisidora de los lectores?

Cómo comenzar a comunicar tus servicios como Coach, Psicóloga o Coach [creá un mapa de comunicación mínimo viable]

Cómo comenzar a comunicar tus servicios como Coach, Psicóloga o Coach [creá un mapa de comunicación mínimo viable]

Seamos claros: necesitás conseguir clientes que paguen tus servicios.

Por supuesto, sos Coach, Psicóloga o Terapeuta y te mueve ayudar a otros, impactar en sus vidas, que descubran su potencial, que sanen heridas, que superen obstáculos, que derriben creencias limitantes… todo eso es muy cierto.

Pero también es cierto que si vos no conseguís clientes que te permitan pagar el estilo de vida que querés, ni tu propósito te va a salvar.

 

No esperes que te caigan clientes, salí a mostrar tu valor

Hasta hacía unos años atrás había una fórmula para conseguirlos muy simple: te contrataba algún consultorio y te mandaba pacientes. O abrías tu consulta y los clientes llegaban por recomendación. Ponías algún aviso en las páginas amarillas, te llamaban y listo

Dicho de una forma burda: te sentabas y los clientes te llegaban.

Pero hoy la lógica ha cambiado. Las páginas amarillas ya son demasiado Vintage y llega un momento en que la recomendación de personas que te conocen, se va reduciendo más y más (si no es que se agota).

Y no te descubro nada con lo que te voy a decir: el mundo online a catapultado a muchos profesionales, les ha permitido tener muchos clientes o para ganar el dinero que les permite llevar el estilo de vida que desean.

Y si vos estás acá, si estás leyendo esto es porque te interesa esto de ofrecer tus servicios como Coach, como Psicóloga o Terapeuta en el mundo online. Te interesa tener más y mejores clientes y que te paguen lo que merecés.

** [Y acá hago un paréntesis: suelo hablar de dinero como hablo de cocina, series de televisión o lugares de interés para visitar en Bangkok. Soy de la idea de sacarle drama a todo este asunto tabú y me encanta pensar que el dinero es solo un papel que compra opciones. Fin del paréntesis.] **

Por más que digan lo contrario, pienso que a veces no es tan fácil conseguir ese flujo de clientes en el mundo online y posicionarte en Internet requiere un esfuerzo mucho más grande del que podés pensar a priori.

¿Por qué?

 

👉 Porque tenés que tomar muchas acciones para ser suficientemente visible para que te conozcan.

👉 Porque hay que romper con muchas barreras mentales como: el miedo a mostrarte, el quedar expuesta, al error, a la tecnología, a la creencia de que “me estoy vendiendo” (que choca con un paradigma ético, sobretodo si venís del mundo de la psicología).

👉 Porque tenés que entregar mucho valor a tu audiencia para posicionarte como la persona que puede ayudarles a resolver cierto problema.

👉 Porque tenés que ofrecer el servicio adecuado a la persona adecuadas.

👉 Porque tenés que tener un embudo de ventas que te permita concretar conversiones (de nada sirve tener visibilidad si nadie te compra) (¡No sos una ONG y los likes no te pagan las cuentas!)

 

Estos son muchos puntos que no voy a abordar en su totalidad en este simple artículo. Aquí me quiero detener en el primer punto que es sobre las acciones que podés tomar para comenzar a ser visible.

Y cuando te hablo de comenzar, te quiero hacer mención de un problema que he visto en colegas tuyas que recién están comenzando y yo la he denominado el círculo vicioso de invisibilidad.

 

El Círculo vicioso de invisibilidad ¿Qué es eso?

¿Qué es esto?

Por desconocimiento, muchos de tus colegas comenten un error normal pero letal: quieren ingresar al mundo online con una sola Fanpage en Facebook y/o, últimamente, con algún perfil en Instagram.

Te pongo en situación para ejemplificarte lo que sucede:

🙋 Soy fulana y soy Coach (podría ser Psicóloga o Terapeuta, es lo mismo).

Abro una Fanpage de mi marca/emprendimiento online.

Diseño un flyer en Power Point o Canva que dice “Fulanita Health Coaching & Career, te llevo a donde quieras llegar. Mi mail es xxx@xxx.com”

Me sigue mi madre, dos o tres amigas muy amigas y algún distraído que pasó por ahí.

Bajo una foto de Pinterest con una frase de Paulo Coelho y la subo.

Al final del día la likearon dos personas. Al final de la semana, hay diez personas más que me siguen, un video subido de alguna charla TED, un comentario sospechoso de spam y poco más.

Como nadie participa, lo mejor, tal vez, pienso, no sé, es subir sobre mis servicios porque, en definitiva, lo que importa son los servicios y darlos a conocer ¿no? 🤔

Nadie pregunta. Nadie compra.

Como nadie compra, la solución ¿cuál es? Promocionar aún más mis servicios. Porque la charla TED nadie la comentó.

 

Podría seguir en ese espiral ad infinitum, pero creo que ya entendiste la idea: por el miedo a que nadie los contacte para consultar sobre sus servicios, se crea la falsa sensación que hay que postear más sobre lo que queremos vender.

Pero esto es como querer curar una gripe bañandote en la playa en pleno Julio a las siete de la mañana: lo más probable es que te internen por una pulmonía.

Y así, los días, las semanas y los meses, transcurren bajo la frustración del no saber, de verte abrumada por mirar miles de tutoriales sobre cómo tener seguidores, dudando de si lo online es para vos, dudando de si sos buena en lo que hacés. Enojada con el camino, con la gente que no responde, con la carrera, con el día a día, con tu mascota, con la vida.

 

No tenés un problema con tus servicios, tenés un problema de comunicación

 

Si te estás metida en ese círculo, déjame decirte que no tenés un problema con lo que tenés para ofrecer sino que tenés un problema de comunicación

Y aquí hago una pregunta a vos lectora que quiere saber cómo comunicar sus servicios y quiero que la contestes con honestidad: ¿Contratarías un servicio online a alguien que tiene solo una Fanpage? ¿Le preguntarías a alguien que te acompañe en ese problema que estás teniendo solo porque haga una Storie en Instagram?

No ¿verdad?

¿Por qué?

Te explico: hoy en día, el cliente (o paciente) (que, en realidad un paciente es un cliente ¿no?) navega por diversos canales de comunicación digital buscando su mejor opción.

Esto es lo que se le conoce con el nombre de Cliente Omnicanal. Es decir, la persona, gracias a la amplitud de internet, está en diversos canales a la vez. Tiene una gran movilidad y esto le permite decidir qué consumir (productos, información, referentes, contenidos, etc)

Cual candidato potencial de Tinder, antes de contratarte, la persona que te vio en Facebook o en ese post de Instagram, te va a googlear, irá a tu web, leerá un artículo de tu blog, se suscribirá a tu lista de correo, te verá en algún video, buscará tu perfil en LinkedIn. Es decir, consumirá eso que tenés para dar antes de invertir en vos porque quiere saber si sos la persona que realmente le podés ayudar. Si siente que no cumplís con sus estándares (de contenidos y confianza), irá a otra persona a buscar las soluciones. Sencillo.

Recordá: vos no estás vendiendo ni cucharas ni selfies sticks, vendés servicios donde el cliente deposita una gran confianza en vos para que la ayudes a encontrar ciertas soluciones a ciertos problemas

Y decime ¿cómo podría hacer todo ese recorrido tu cliente si solo tenés una Fanpage con un banner de tus servicios, unas frases robadas de Pinterest y poco más?

Entonces, tenés que saber que Facebook (al igual que Instagram) no es un fin en sí mismo. Debe estar pensado como un canal más dentro del ecosistema de comunicación de tu emprendimiento.


¿Qué es esto del Ecosistema de Comunicación?

 

Viene del concepto de Ecosistema Digital, que no es más que el ambiente de tácticas digitales que juntas logran un sólo propósito: generar tráfico calificado, convertir visitas a leads, calificar leads, consentir a los prospectos y generar venta (dicho así, hasta fácil parece).

Para que mañana puedas comenzar a tener un flujo de clientes online es bueno que te insertes este concepto que llamaremos Ecosistema Comunicacional.

En definitiva, un Ecosistema Comunicacional son todos los canales posibles por los cuales tu mensaje le llega al receptor (perdón, acá me salen los conceptos que estudié hace mil años en la Facultad de Comunicación, cuando las Redes Sociales aún no existían y solo había la celebre y desaparecida My Space).

¿Cuáles son los elementos del Ecosistema de Comunicación?

💻 Sitio Web: Es el elemento central y a donde se direccionará el tráfico. El sitio servirá para informar, interactuar, fidelizar o donde el usuario comprará.

📲 Redes Sociales: Posiciona tu marca y le da una presencia publicitaria constante. Aumenta tu visibilidad de una manera rápida y te permite interactuar directamente con tu audiencia

🛰 Google: Te permite un posicionamiento orgánico de tu web o algúna página de tu sitio en los motores de búsqueda (SEO) o un posicionamiento pago gracias a Google Adwords.

📧 Email Marketing: Posibilita la comunicación uno a uno entre vos y tu audiencia e intercomunica todos los canales. Acá podés ver por qué deberías comenzar a utilizarlo ya

Todos estos canales, también sospecharás, tienen que interconectarse.

 

Una alternativa para comenzar

 

Me dirás “Nico, pero eso es muuuucho trabajo. Aún estoy empezando” y te comprendo. No pienses que hay que estar en todos lados y tener miles de canales abiertos. Mucho más si aún sos de las que solo tiene una Fanpage y apenas una web a medio hacer.

Podés empezar con menos, pero tenés que poseer, al menos, un sistema mínimo de comunicación. Yo lo llamo Mapa de Comunicación Mínimo viable.

¿Qué contiene ese Mapa de Comunicación Mínimo viable?

   👉 Redes Sociales: Aquí podés tener solo tu Fanpage que te servirá para generar reputación online, tener presencia de marca y generar comunidad (para esto, crear un grupo apuntado a tu nicho, es la mejor opción que podrías tomar hoy en día – al momento de escribir esto, estamos en Marzo del 2018, te lo comento porque tal vez en 3 meses esto cambie ¿quién sabe?). Es importante que tengas en cuenta que necesitarás, si o si, invertir en Facebook Ads si querés llegar, no solo al público adecuado sino llegar a las personas, punto. Porque el alcance orgánico (ese que es gratuito) es, literalmente, un desastre.

   👉 Web/blog: En tu web las personas van a conocer tus servicios y te posibilitará darle un marco más profesional a lo que ofrecés (para esto es importante que no utilices webs gratuitas. Es importante comprar tu dominio y tener un mínimo de diseño profesional). A través de tu blog, aportarás valor donde tu audiencia podrá conocer tu experise. En esta etapa mínima, no necesitás quemarte la cabeza haciendo SEO y esas cosas raras. Podés redirigir desde tu Fanpage (ayudado con Facebook Ads) y desde tu lista de correo.

   👉 Email marketing: Uno de los grandes errores es pensar que el email marketing es para las grandes empresas. Hoy día, ante tanta distracción que hay en las Redes Sociales y sobreinformación que navega en el éter, poder llegar uno a uno a tu audiencia a través del correo electrónico, es una de las mejores opciones que podés elegir para generar conversiones. Desde allí, podrás redirigirlos a todos los canales que te propongas según el objetivos que te traces (si mañana lanzás un servicio, a una página de venta; si hacés un Facebook Live, a la transmisión de tu Fanpage o Grupo; si escribiste un nuevo artículo, a tu blog; etc)

Así, tu audiencia podrá tener contigo, aunque sea mínima, una experiencia °360 (me encanta este concepto) y podrá ir recorriendo los diversos espacios donde le aportás valor en diferentes formatos: si le gusta leer, si quiere escuchar un audio, si prefiere ver un video, si quiere descargarse un archivo.

Es decir, al tener varias necesidades cubiertas y aportarle valor de manera amplia, irás ganando confianza. Y al ganar confianza, aumentarás las probabilidades que esa persona contrate tus servicios.

Viste, en ningún momento te hablé de masividad. No hay que ser masivo y llegarle miles de personas para comenzar a monetizar todo eso que tenés para dar. Yo facturé 30.104 dólares en el 2017 con una base entre 600 y 800 suscriptores, un grupo en Facebook de 700 personas y Facebook Lives que no llegaban a 25 personas reproduciendo al mismo tiempo.

No tenés, tampoco, por qué ser Mia Astral que publica mil artículos por semana y hace cien Lives por minuto por todas las Redes Sociales.

La idea es que puedas tomar las acciones que puedas abarcar, que comprendas cuál es tu propia estrategia para generar confianza en tu audiencia y, así, comenzar a monetizar todo eso que tenés para aportarle a las personas.