Cómo funciona el posicionamiento en Facebook

Cómo funciona el posicionamiento en Facebook

¿Cómo funciona el posicionamiento en Facebook? es una pregunta que nos deberíamos hacer si, justamente, queremos posicionar nuestra marca personal en esta Red.

¿Te preguntaste alguna vez por qué si tenés mil seguidores, tus publicaciones alcanzan a solo cien personas?

Bueno, voy a intentar explicar en este post cómo es que funciona el posicionamiento en Facebook y voy a tratar de ser lo más claro posible.

Al final vas a poder encontrar tres pequeñísimas recomendaciones para mejorar tu visibilidad (tres entre muchas que se pueden implementar)

Así que este post comience ahora! (esta es la peor introducción a un post en la historia de los post, I know)


¿Sabías que si no existiera algún tipo de filtro que seleccione lo que vas a ver en tu muro, estarías viendo más de mil quinientas publicaciones por día?

Para que esto no suceda, desde el inicio de los tiempos de Redes Sociales 2.0, aparecieron Mark Zuckerberg y su amigo de cuarto de la universidad (que luego sería el actor de The Amazing Spiderman(1) ) desde el monte Sinaí, anunciando en su tabla de mandamientos el algoritmo que regiría para siempre las reglas de lo que sí hay que mostrar y lo que no en el News Feed de Facebook (desde ahora en más, llamaremos así a la sección de noticias de tu muro)

¡Ah! Genial, está todo bien con Spiderman pero ¿qué es un algoritmo?

Tenés razón voz cursiva, es bueno aclararlo. Según el sabelotodo de Wikipedia, un algoritmo es “un conjunto prescrito de instrucciones o reglas bien definidas, ordenadas y finitas que permite realizar una actividad mediante pasos sucesivos que no generen dudas a quien deba realizar dicha actividad. Dados un estado inicial y una entrada, siguiendo los pasos sucesivos se llega a un estado final y se obtiene una solución“

A este algoritmo, el profeta Mark, lo llamó Edgerank y es el culpable de que en vez de ver esas monstruosas mil quinientas publicaciones diarias, veas “solo” trescientas aproximadamente.


Un Edge es una publicación. De ahí su nombre, un algoritmo que mide el ranking de un edge (o sea, de una publicación)


¿Cómo se logra esto?

Según Mike Blaster “el algoritmo EdgeRank mide la interacción de cada usuario con el contenido y analiza la historia previa con el emisor de cada contenido. En función de esos datos, regula futuras exposiciones del contenido de ese emisor”

¿Eh? Me mareé. Habláme en español ¡por favor!

Déjame explicarte de una manera más básica, como para que me entienda Doña Marta la del almacén de la esquina (espero no lo lea alguien que sabe sobre algoritmos, programación y todas esas cosas muy nerds de signos y corchetes) (ni Doña Marta):

El algoritmo de Facebook “ranquea” cada publicación (cada “edge”) según tres factores:

1) Afinidad
2) Peso
3) Decaimiento

1) Afinidad:


La afinidad es medida de acuerdo al interés que muestre un usuario con la publicación que has hecho.
El interés se mide en base a las acciones que el usuario toma con respecto a tu publicación.


Las acciones son los “me gusta”, “comentarios”, “compartir” y “click en la publicación” que un usuario hace en tu publicación.


Esto es muy fácil de entender: te invito que elijas una fanpage cualquiera (o un perfil de un amigo cualquiera) y comiences a likear, comentar o compartir sus publicaciones.

Yo hice la prueba y comencé a tomar acciones con las publicaciones de Playground. Entonces, mi News Feed comenzó a mostrarme muchas más publicaciones de esta Fanpage que de otras a las cuales seguía. Tal fue así, que Playground invadió mi muro. La parte triste de la historia es que lo tuve que dejar de seguir porque no paraban.

Es decir, Facebook entendió que mi afinidad con las publicaciones Playground era mucho más alta que con otras y por eso me comenzó a mostrar muchas más.

Está muy lindo pero ¿cómo se mide esto? ¿Cómo calcula el EdgeRank cuál publicación me interesa más que otras si en todas tomo alguna acción?

Aquí entra en juego el segundo factor:

2) El Peso


En esto juega un rol importante el tipo de interacción que tenga tu público con tu publicación.

¿Y cómo se mide la interacción?

No tiene el mismo peso una acción de compartir que un comentario. Incluso, no tiene el mismo peso un comentario esporádico que hagas a una usuario o Fanpage que si le comentas con frecuencia.

Pero para que entiendas mejor, imaginate una tabla de puntuación en donde cada acción que toma un usuario en tu publicación tiene cierto puntaje (esto en la realidad no es así, pero vamos a hacer de cuenta que lo es para que nos entendamos).

Las acciones que son tomadas en cuenta son cuatro y te las repito:

1 – Compartir
2 – Comentar
3 – Me gusta
4 – Ver más o click en la publicación (esto es hacer click sobre una foto o un link en el cuerpo de texto)

Y es en ese orden de importancia en que una acción “puntúa” más que otra. Por lo tanto, es mucho mejor que una publicación se comparta una vez a que tenga unos cuantos “me gusta”, por ejemplo.

¡Ah! Entonces cuando queremos muchos “me gusta” ¿es de pura obsesión nada más?

En gran parte sí, voz cursiva. Alguna vez leí algo muy bueno que decía que las dos primeras acciones (“compartir” y “comentarios”) son las que te darán una pauta real de que tu publicación está gustando a tu público. Las otras dos (“me gusta” o “ver más”), son solo propinas.

Además, los tipos de publicaciones tienen su ranking de pesos también. Es decir, frente a una misma acción (“comentario”, por ejemplo) no tiene el mismo peso en una publicación que sea un vídeo a que sea un texto simple.
Este es el ranking:

1- Vídeos (subidos directamente a Facebook)
2- Fotografías
3- Enlaces (incluye links que sean vídeos)
4- Texto + foto
5- Texto (una actualización de estado simple)

3) Decaimiento:


Hagamos un ejercicio: traé a tu memoria esos vídeos con imágenes super rápidas que filman una manzana deteriorándose.
Bueno ahora cambiá esa manzana por un post.

Pasaste una, dos, tres horas armando una hermosa foto brandeada. Editaste un vídeo cuatro días o escribiste una semana un post sobre la libertad en una ruta de viaje. Te emocionás, lo subís y ¿sabés qué? tu post tiene una vida útil de tres horas.

¿Tres horas?

Sí, tres horas. En promedio, claro.

A medida que va pasando el tiempo, tu publicación va disminuyendo en afinidad y perdiendo peso porque va recibiendo menos acciones.

Por lo tanto, va perdiendo “puntos” frente a otras publicaciones.
Por esa razón, Facebook comienza a pensar que tu publicación ya no interesa y la empieza a relegar del News Feed. Así, esa publicación que con tanto amor hiciste, comienza a decaer hasta perderse en el olvido (si, suena triste pero así de terrible es la instantaneidad de las Redes Sociales).


Por lo tanto, debemos considerar publicaciones que apunten a la interacción ¿y cómo hacemos eso?

Algunas de las medidas que podés implementar son:

✔ Accioná la afinidad generando contenidos que muevan la fibra de tu público, que emocione, que sean empáticas,  que cuenten una historia. El contenido de valor es lo que gobierna todo. 

✔ Tenés que ser visual para que tus publicaciones tengan más peso: a Facebook le encanta la estética y las publicaciones que estén huérfanas de contenido visual están condenadas al olvido inmediato (salvo que seas Paulo Cohelo, Guy Kawasaky o Vin Disel)

 Creá publicaciones abiertas: con preguntas que la gente responda, imágenes en que la gente tenga que poner el título o compartir una reflexión. La conversación hará que el decaimiento se ralentice porque la gente pasará más tiempo interactuando con tu publicación.

¿Qué otras medidas has implementado vos para que tus publicaciones tengan más interacción? 


(1) Esto es un claro chiste para cinéfilos. El actor que hizo de el compañero de Zuckerberg en la película “The Social Network”, luego actuó en las dos películas de “The Amazing Spiderman”. Andrew Garfield, se llama (el actor, no el socio en la vida real de Zuckerberg) (ese se llamaba Eduardo Zaverin)

Cómo sacar el máximo provecho a los eventos en Facebook

Cómo sacar el máximo provecho a los eventos en Facebook

Crear eventos en Facebook es fácil. Pero sacar el máximo provecho de ellos, no tanto.

Sobre el cómo hacer uno y esas cosas, podés encontrar miles de tutoriales dando vueltas en la red. Pero por mi experiencia, hay cosas que yo he experimentado con algunos eventos que me han resultado y no he encontrado en ningún sitio. Si sabés de alguno (seguro que lo hay, porque tan crack no soy), te invito a compartirlo en los comentarios.

Entonces ¿le estás sacando todo el jugo que podés a esta súper herramienta de Facebook? Cuando los creás ¿qué más hacés?

He visto cómo algunos eventos a los que sigo no pasa nada. Nada de nada. Quedan muertos ahí, suspendidos como en una cámara de criogenia esperando a que llegue la fecha indicada para levantarse de su letargo (como Walt Disney, que todos sabemos que es un mito pero no nos importa porque encaja bien en algunas historias)

No me extiendo más, aquí te dejo acciones que deberías tomar para exprimir al máximo los eventos en Facebook:

Viralizar el evento


No voy a entrar en detalles de cómo viralizar los eventos en Facebook Ads y el Power Editor porque necesitaríamos un post exclusivo. Lo que te voy a presentar ahora es cómo hacerlo de manera orgánica (es decir, sin pagar)

Vas a ver que abajo de la foto de portada estarán varias opciones. En una de ellas está “Invitar” y que tiene una flecha que despliega 3 opciones. “Elegir amigos”, “Compartir evento” y “Compartir en una página”.

eventos en facebook

Por ahora Facebook no deja invitar a los fans de nuestra Fanpage, por lo cual solo podremos invitar a los contactos que tenemos en nuestro perfil personal.

Aquí lo podés pensar desde dos ángulos:

Invitar a amigos que realmente puedan asistir (¿de qué te sirve invitar a un amigo que vive en Japón si tu evento se desarrollará en Buenos Aires?)

Invitar amigos que pienses que te puedan ayudar en la difusión (tal vez ese amigo en Japón tiene muchos amigos japoneses viviendo en Buenos Aires). En este caso enviales un mensaje y pediles que compartan el evento e inviten a sus amigos.

Sabido es que lo que mejor funciona en Facebook, además de vídeos, son las fotos. Así que te recomiendo que crees una imagen del evento y lo subas directo a tu muro de tu perfil personal. En el texto escribí la información necesaria y dejá el link que redirija a las personas al evento.

¿Por qué no compartir directamente el evento?

Se puede. Claro que sí. Pero los contenidos compartidos llegan a menos gente que las publicaciones que hacemos directo en nuestro muro.

La importancia del contenido de valor


Ya lo sabemos: el contenido de valor es lo que manda en Facebook (por suerte).
Una de las mayores ventajas que tiene crear eventos en Facebook es que te crea una sección de “conversación”.

Esta la sección de noticias (que vendría a ser lo mismo que el Muro o el News Feed) donde se puede publicar todo tipo de contenidos .

eventos en facebook

¿Qué ventaja tiene esto?

Que a toda la gente que haya hecho click en “asistiré” o “me interesa” le llegará una notificación directa de que publicaste algo en el evento. Esto genera más visibilidad, porque no vas a depender de que la persona vea de casualidad tu publicación en su muro sino que le estarás avisando que publicaste algo.

Por eso, es aconsejable que publiques contenido regularmente para:

Aportar valor: si el evento es un taller de Escritura Creativa, por ejemplo, entonces compartí artículos relacionado a la temática, vídeos que aporten más información a lo que vamos a tratar, textos que inspiren, de otros autores, etc.

Reforzar tu nombre o marca personal: compartí materiales (fotos, post, textos) de elaboración propia que te posicione como experto en lo que vas a hacer.

Información adicional: si es un evento de varios días, hacé publicaciones que detallen más qué se va a trabajar en cada día.

Interacción: es buen lugar para ir testeando con los posibles participantes cuáles son sus mayores dudas, expectativas, hacer jugos de preguntas, concursos o encuestas.

Mostrar el backstage de la preparación del evento: dejá en claro que hay personas trabajando detrás de bastidores. Mostrá los preparativos. Que se vea que estás trabajando en el evento.


Utilizá todo lo que esté a tu alcance para que las personas sientan que el evento ha comenzado antes de la fecha indicada.


Esto ayuda mucho a que la persona que sigue el evento, vea que hay movimiento, que recuerde que cliqueó alguna vez que iba a “asistir” o que le “interesa” un evento en Facebook y finalmente se decida a ir.

Últimos consejos (aunque no definitivos)


✔ Salvo que sea un evento programado para muchos meses en adelante, procurá subir contenido todos los días. Al menos, a partir de que falten dos semanas para el comienzo.

✔ Si lo coorganizás con otras personas, hacelas administradoras. Esto te va a ayudar a difundir el evento, vas a atraer público de otra gente y te podrán ayudar a subir contenidos.

✔ Cuando publiques en la sección de “Conversación”, en lo posible, hacelo con tu perfil de la fanpage y no desde tu perfil personal. Esto hace que tu marca gane en reputación online.

✔ La foto de portada debe medir 960 X 400 pixeles para que quede optimizada.

✔ No le cambies el nombre al evento. Eso marea y no aporta mucha coherencia.

✔ No está de más decirlo: contestá todas las consultas. En general, por más que pongas todos los datos en la “Información del evento”, la gente te va a consultar para que le des todos los detalles (sí, es así. No leemos nada en Internet. Menos vos, que llegaste hasta acá en este mega ultra largo post).

✔ Recordá que Facebook no es todo. Difundí tu evento en otras redes, medios de comunicación, boca en boca, carteles, etc. Acordate que hay un mundo análogo allá afuera y que aún (aunque no parezca) sigue rodando.

Y vos ¿qué otros consejos nos darías? ¿qué técnica te funciona?

Cuando tu alarma ya no es tu jefe

Cuando tu alarma ya no es tu jefe

Lo que vas a leer no tiene nada que ver con recomendaciones para hacer crecer tu voz en Facebook. Lo que te escribo acá habla de la persona que está detrás de estas letras.

La foto que ves en la cabecera, es una mañana cualquiera en Mar del Plata. Pero también pudo haber sido alguna en Sarajevo, Calabria o México. Es que estoy en un punto del mapa de mi vida en que los lugares pasan a ser meras circunstancias.

Si, así de raro soy.

Hace años comencé un peregrinaje que me ha llevado a lo que soy hoy: ese mismo que ves en la foto sentado escribiendo mis páginas matutinas. Con el termo de agua caliente, el mate o el café.
Seguro que siempre es café.

Pero más seguro estoy de que mientras escribía aquella mañana en Mar del Plata, mi cabeza no dejaba de pensar: “quiero terminar estas páginas así me pongo a trabajar”.

Es que es así. Soy así. No te miento. Ni yo me lo creo ¿ganas tremendas de comenzar a trabajar?
Hace mucho tiempo no aguanto estar dormido cuando comienza a latir el día. Porque siento tantas posibilidades en frente.
Sí, las siento.
Siento que me entusiasma mi lista de tareas.


Un día me juré que una alarma jamás me obligaría a levantarme por las mañanas. Y mirá que me obligaba. Las odiaba porque no las podía elegir y se las tenía que dedicar a cosas que no tenían mucho que ver conmigo.

¿Sentiste eso alguna vez cuando suena tu alarma?


No recuerdo cuándo fue el día que me bajé de ese camino. Solo me queda el sabor de ese susurro que me anunciaba que en esa dirección el fin de mis días llegarían grises y se apagarían sin darme cuenta.

Ahora, cada mañana celebro que estoy haciendo lo que más amo, que es vivir de lo que me apasiona.
¿Sabés qué es lo más curioso? Que es verdad.

Sí, ya sé. Me estoy narrando en primera persona en todo esto. Parece que me estoy poniendo de héroe del relato. Pero te aseguro que no hay nada heroico en saltar hacia algo nuevo. Solo es la consecuencia de un cansancio acumulado por haber estado siendo alguien que no era.

Ahora me siento libre y con la confianza necesaria para decirme: sí, me gusta esto y quiero vivir de ello.

Cuando te aceptás, es un viaje de ida. Creéme.

Hasta me entusiasma enfrentarme a todos mis demonios. Y mirá que son un millón. Está el que me dice que no soy suficiente, el que no valgo lo que soy y hasta el que vive cantándome que mis clientes se van a dar cuenta. Sí, hasta eso pienso a veces.

No te asustes.
Así de raro soy.
Pero esto es lo que soy.
Escritor, nómada, nerd, community manager y un curioso crónico de las cosas que me quedan por aprender.

Seguro vos pasaste por lo mismo ¿En qué etapa estás ahora?

Tres recetas para ganarte a tu público en Facebook

Tres recetas para ganarte a tu público en Facebook

Tenés una Fanpage de tu emprendimiento, tu negocio o tu marca personal. Tus publicaciones las mira tu madre y algún familiar más. Publicás cuando se te ocurre, que puede ser ahora o en dos meses. O peor: publicaste un par veces, te quedaste sin ideas y no se te ocurre más nada que decir. Tenés 137 seguidores y te da vergüenza decirle a la gente que te siga.

¿Cómo hacer para que interesen nuestras publicaciones?

¿Cómo se hace para generar interacción, ganar relevancia y dar a conocer nuestra marca?

Son muchas variantes que hay que tomar en cuenta. Pero con estas 3 recetas ya tendrás para comenzar a pensar un poco en qué clase de publicaciones querés hacer y dejar de publicar solo en base a tu intuición.

Aquí te dejo 3 recetas para comenzar a ganarte a tu público:

SER AUTÉNTICO/A


Las redes sociales se caracterizan por la cercanía entre el mensajero, el mensaje y el destinatario ¿Por qué te pensás que Mark Zuckerberg le saca fotos a su perro felpudo durmiendo en una alfombra? ¿Para vender alfombras o perros? ¡No!
Está bueno producir las fotos, brandearlas y darle solemnidad al mensaje; pero por esa repetición solemos caer en un acartonamiento que hace que nuestra marca parezca un maniquí de vidriera.
El amigo Mark, aunque no necesite a estas alturas vender nada, te está mostrando que hay una persona detrás del creador de Facebook. Te está vendiendo naturalidad y podemos ver cierta cercanía con la persona detrás de la marca.

✔ Ponele espontaneidad a tu mensaje. La gente acude a las redes sociales, en gran parte, a matar el ocio. Seducilos con otras cosas, alimentales la curiosidad, que te vean sin maquillaje. Vas a comenzar a generar que las personas se identifiquen y, con eso, seguidores más fieles.

✔ ¿Sos un emprendedor? Contales que te fuiste de vacaciones. Escribí sobre cómo te levantás y amás lo que hacés. Escribí tus dudas, mostrá el libros que estás leyendo o lo que aprendiste en tu último curso.

✔ ¿Tenés una empresa? Sacá fotos mientras estás almorzando, con un cliente, con tu socio. Mostrá a tus empleados en situaciones comunes. ¿Vendes lámparas de macramé? Sacate una foto con tu abuela en el parque y contales que lo heredaste de ella y que la amás.

✔ Contá tu historia, la de tu marca, la de un cliente. Yo, como usuario (y pensate vos como tal), quiero ver más cosas que un afiche de un destino de viaje o los últimos zapatos de estación.

CONTESTÁ LOS COMENTARIOS Y LOS MENSAJES


Imaginate preguntando algo a una empresa o comentando un estado de alguien al que seguís ¿Qué pasa cuándo nadie te contesta? ¿Cómo reaccionás? ¿Seguís escribiendo o participando? No ¿verdad?

Uno de los fines principales de las redes sociales es generar comunidad, y eso se forma mediante el diálogo y la interacción.

Nadie va a querer conversar si del otro lado encuentran una pared.

Hay que empoderar al seguidor que será tu posible cliente.

Tenés una comunidad que le encanta interactuar, entonces dale el espacio. Tu red social debe generar sensación de estar viva y vos sos el motor principal para eso.

Formas de generar diálogo:

✔ Agradecé cada contenido compartido. 

✔ ¿Tenés varios temas sobre que querés publicar? preguntá a tus seguidores sobre contenidos que quieren leer.

✔ Contestá los comentarios. Podés generarlos haciendo preguntas abiertas. Tenés una agencia de viajes ¿Cuáles fueron las vacaciones que más cautivaron a tu público? ¿Qué época del año eligen para viajar? Si pudieran ir a cualquier lugar ¿a dónde irían? A cada contestación, agradecé, aportá y repreguntá.

✔ Hacer encuestas o preguntas abiertas ¿Estás por elegir un logo? ¿Tenés una lista de temas sobre los que querés escribir? Dejá que lo elija tu público.

✔ Contestá los mensajes que te envían por privado. Si  hay alguno que te llame la atención, pedí permiso para compartirlo en alguna publicación.

FRENÁ CON EL YOÍSMO


Todos sabemos que tenés un mensaje para dar, un producto para vender o un servicio que prestar. Querés promocionarte, que la gente sepa lo que ofrecés y que cada vez te sigan más personas.
Pero te tengo una noticia: no todo se trata de vos.

Para no encerrarte en tu propio mensaje, aburrir a la gente y olvidarte de lo que te rodea, tenés que dar lugar a otras voces que sumen valor a lo que querés trasmitir.

Aportale otras cosas a tus seguidores. Expandí tu mensaje con otras voces. No sos tan crack. No te las sabés todas.
Cuando terminás con tu yo, comenzás a escuchar a los que te rodean.

✔ Compartí links, vídeos y fotos de otras personas. Lo que te inspira a vos, va a inspirar al público que te sigue.

Recomendá otros perfiles, otros colegas y personas a las que admirás. Etiquetalos y que se enteren, de esa manera te das a conocer dentro de sus tribus.

✔ Relación 70/20/10: Acá te hablo de porcentajes. EL 70% que sean publicaciones de elaboración propia. No necesariamente promociones duras de tus servicios o productos, sino que sean mensajes que aporten valor agregado (links a tu blog, frases, textos, recomendaciones, soluciones a problemas, fotos, videos).  El 20% que sea material hecho por otros (links a otras webs, videos de referentes, publicaciones compartidas). Y solo el 10% que sean publicaciones “duras” de promoción propia (anuncios de ventas de tus productos o servicios, descuentos, promociones). Generalmente tendemos a invertir el orden y usar el 70% en publicaciones de compre, compre, descuento, compre, promo, compre. Esto cansa a tu seguidor y hará que, cada vez más, interactúen menos con tus publicaciones.

Una aclaración: en el grupo del 70% vale poner tus productos o servicios pero siempre que sea en contexto. Por ejemplo, si vendés carteras, podés mostrarte a vos en la plaza leyendo un libro con tu cartera al costado. Si vendés servicios de coaching, podés contar alguna experiencia con un coacheado. Recordá en darle vida a eso que ofrecés.


Luego de todo esto te invito a que revises tu Fanpage y veas qué es lo que estás haciendo ahora y te gustaría cambiar. Te invito a probar y jugar.

¿Qué es lo que podés detectar que no estás haciendo ahora? ¿Qué cambiarías para tu próxima publicación?

 

PREGUNTAS PARA DEJAR DE PROCRASTINAR (o aprender a vivir en Fase Beta)

PREGUNTAS PARA DEJAR DE PROCRASTINAR (o aprender a vivir en Fase Beta)

¿Cuántas veces esperaste a tener todo listo para salir?
¿Aún seguís con el discurso de “algún día”?
Te tengo una noticia: nos debemos acostumbrar a vivir la vida en Fase Beta.
El día en que aprendemos a que no hay que tener todas las respuestas y que nuestros brazos no son tan largos como para abrazar todas las certezas, es cuando caemos en la certeza de que los momentos no viven en el futuro.

El momento siempre es Ahora.

El otro día leí en un email de Franck Scipion algo que me encantó: “Bien es suficiente”. No esperemos que esté todo perfecto para lanzar un producto, para abrir nuestro emprendimiento o para mostrar lo que hacemos. Lo importante es estar en camino.

Dice Franck: “Si cuando comienzas a captar suscriptores no tienes vergüenza de lo que haces es que lo estás haciendo mal.
Todos hemos pasado por ahí y todos hemos mejorado poco a poco con la práctica.
Lánzate y ya mejorarás por el camino.”

No es fácil, es cierto.

Te puedo contar que yo no estoy en todo momento con ese empuje del que es todo ahora. También procastino muchas cosas. Dudo y me veo caminando en un corredor lleno de fantasmas y demonios.
¿Cómo no voy a sentir miedo cuando estoy al borde de ese precipicio? Me da vértigo y el no saber, a veces, me detiene.
Pero le hago caso a ese “bien es suficiente” y salto ¿sabés por qué? Porque yo sé que la red siempre aparece y, muchas veces, la vamos tejiendo en plena caída.

Por eso te pregunto

✔ ¿Cuándo vas a saltar?

✔ ¿Lo que tienes ya “está bien”? ¿No crees que lo puedes ir mejorando en el camino?

✔  ¿Qué es lo peor que puede pasar?

✔ ¿Qué vas a esperar para hacer ese viaje?

✔ ¿Cuándo vas a mandar esa propuesta de valor? ¿En serio importa tanto encontrar un título adecuado?

✔ ¿Cuándo te le vas a declarar a esa persona que te gusta?

✔ ¿Qué día, por fin, vas a empoderarte de lo que te apasiona?

✔ ¿Cuándo vas ponerle, de una vez, vida a tus ideas?

Y aquí la pregunta fundamental:

✔ Si no es ahora ¿Cuándo?