Grupos en Facebook: cómo funcionan y para qué sirven

Grupos en Facebook: cómo funcionan y para qué sirven

Los Grupos en Facebook están de Moda. Pero como la moda no incómoda, dicen por ahí, déjame decirte algo muy claro: hoy en día tener un grupo en Facebook, donde puedas nuclear a tu público objetivo, es el complemento perfecto con tu estrategia de email marketing (algo así como la manzana y la canela o la banana y el dulce de leche).

Paso explicarte.

Vamos a decir la verdad: cada vez más, la visibilidad orgánica en las Fanpages es una mierda. Sí, lo dije. Perdón por la expresión, pero lo tenía atragantado.

No te quiero decir con esto que hay que tirar al tacho las Fanpage y olvidarnos del asunto ¡Por favor no!

Siendo extremadamente generosos con los números, se calcula que las publicaciones en una Fanpage tienen un alcance orgánico entre un 5 y 10% (el alcance orgánico es la cantidad de personas que ven tus publicaciones sin que les pagues a Facebook). Solo cuando pagamos, el alcance se dispara y tenemos una participación decente.

De todas maneras, no te confundas: si el contenido no interesa a tus seguidores, los alcances y participación no los remontás con nada, ni con tres millones de dólares encima.

Trabajar en las Redes Sociales la visibilidad de nuestra marca tiene una contrariedad: no sos vos la que pone las reglas. Por ejemplo, si un día Mr. Facebook decide cambiar la forma en mostrar las publicaciones y dice: “A partir de ahora no hay más fotos, vamos a subir solo videos”, habrá que poner la mejor cara y adaptarse (o irse en búsqueda de otros lugares donde poner nuestra mejor cara).

Por eso, hay algo que vengo pensando hace tiempo para darle una vuelta de tuerca a mi visibilidad y es incorporar un Grupo Privado en Facebook. Están en alza, la gente de Mark los están promocionando mucho y están incentivando a su uso.

Si sos Coach o Terapeuta y querés aumentar tu visibilidad en las Redes Sociales para atraer más clientes, sumate a la Comunidad en Facebook en el botón que sigue.

¿Por qué te sirve tener un grupo privado en Facebook?

 

Para comenzar, existen varios motivos por el cual se puede abrir un grupo: para acompañar tu marca, como aula virtual, para un lanzamiento, entre otros. Según el motivo, va a ser su configuración de privacidad.

¿Qué es esto? Los grupos tienen tres niveles: Abierto, Cerrado o Secreto.

Grupo Abierto

Las personas no necesitan ser miembros para ver las publicaciones y aparece en los buscadores de Facebook.

¿Para qué los podés utilizar?

En general son grupos que buscan la masividad, los que más aparecen son espacios de compra-venta, alquileres, viajes, temáticas esotéricas y club de fans de famosos. Yo no te recomendaría hacer un grupo de este estilo por eso no me voy a detener mucho acá.

Grupo Cerrado

Para que los usuarios vean las publicaciones se necesita ser miembro y aparece en los buscadores de Facebook.

¿Para qué los podés utilizar?

Dependiendo el objetivo, será el para qué del grupo cerrado. Acá te comparto los dos principales que,  a mi criterio, funcionan mejor.

Acompañamiento de marca: son ideales si tenés un negocio online, ofrecés servicios y querés que acompañe la estrategia de comunicación de tu marca. En el vas a generar autoridad, porque será gente que llegará en busca de soluciones a los problemas que vos te encargás de resolver.

Por ejemplo, si sos un Coach que trabaja con mamás que quieren reinsertarse en el mundo laboral, podés tener contacto diario con tu público objetivo haciendo preguntas que toquen el punto de dolor de esas madreas, sabrás de primera mano cuales son los problemas que están teniendo para ofrecerles soluciones inmediatas. 

Lanzamiento: Podés abrir un grupo con fecha de cierre para lanzar un infoproducto a través de un training. Y te digo fecha de cierre porque debe quedar claro desde el principio que hay una fecha límite para que las personas puedan tomar este training que dará paso a un curso pago.

Esto te permitirá fidelizar mucho más rápido a audiencias que no te conocen (a esto le decimos “tráfico frío”, pero no te quiero marear con estos términos). También generás necesidad en los seguidores, porque tendrán, por un período de tiempo, constante aporte de valor de contenidos referentes a la temática de tu curso.

Por ejemplo, si estás por lanzar un curso de mindfulness podés crear un grupo con un reto de 7 días de meditación. En él subís videos sobre las diversas maneras de hacerlo, pedir que te den feedback y que las personas te vayan contando los cambios que han tenido con la puesta en práctica de la meditación o formas saludables de vincularte con tu entorno.

Grupo Secreto

No aparece en los buscadores de Facebook y si no sos miembro, aun teniendo el link no lo podés encontrar. Es algo así como un “Deep Facebook”. Se llega solo por invitación del administrador.

¿Para qué se utilizan?

Aula Virtual: son ideales para grupos de cursos, lo que implica que sirven para sustituir las viejas y pesadas plataformas virtuales. Agregan un valor inestimable a tus productos de pago porque te permite humanizar tu contenido virual, tener un diálogo diario con los participantes y generar sentido de grupo de aprendizaje (algo recomendable si queremos que las personas aprendan lo más posible sobre lo que estás enseñando).

Equipo de Trabajo: sirve como espacio de reunión virtual para equipos de trabajo. Si bien hay otras plataformas que hacen esto y muy bien, he experimentado algunas veces esta modalidad en Facebook y sirve mucho para estar en contacto diario con las tareas, ideas y contenidos que se ponen en común entre los miembros.

¿Te gustaría transformar un grupo de desconocidos en una tribu fidelizada?

DESCARGATE 10 RECOMENDACIONES PARA AUMENTAR LA PARTICIPACIÓN EN TU GRUPO

Además podés configurar los diferentes subniveles de control de privacidad.

Además de estas tres diferencias, variará mucho la configuración que hagas.

Porque podés setearlo de que cualquiera pueda agregar miembros (no es recomendable si querés tener miembros de calidad), o que solo el administrador pueda hacerlo.

También podés elegir si querés que solo los administradores publiquen o que lo puedan hacer también los miembros. Aquí te recomiendo que abras la publicación libre. Establecé normas claras de uso y si alguien hace mucho spam, elimínalo. Sí, así de vertical.

¿Cuáles son los beneficios de tener un grupo en Facebook?

Generás confianza en tu comunidad por la cercanía en la interacción, por lo que el proceso de fidelización es mucho más fuerte y acortado en el tiempo

Contacto directo e inmediato con tu Cliente/Lector ideal. Es como un canal abierto en donde podés saber de primera mano las necesidades de tus lectores quieren resolver. Esto es fundamental si tenemos en cuenta que lo que ofrecemos son soluciones a esas necesidades.

Autoridad. Ser el facilitador de un grupo te posiciona como experto en el tema. Esto, tenés que saber, es el ABC cuando queremos vender productos o servicios, porque las personas, al final, cuando te tienen confianza no estarán comprándote lo que ofrecés sino que estarán comprándote a vos y las soluciones que les proveés.

Creas Tribu. O por decirlo de otra manera, generas comunidad. Y sabemos la importancia de crear una comunidad alrededor de tu marca. El grupo en Facebook te posibilita aportarles valor regularmente, conversar con ellos uno a uno, ofrecerles recursos gratuitos o pagos. Habilitás un espacio de Networking y vinculás a personas que, si no hubiesen estado allí, tal vez no se hubiesen encontrado. Todo en una dinámica cercana y constante.

Consistencia publicitaria. Investigando para este post, me llamó la atención una definición que hace en su blog Diana Fontanez, y es que el Grupo en Facebook posibilita la consistencia publicitaria ¿Qué es esto? Es que estamos sobre nuestros clientes (o futuros clientes) de manera constante.

Vos dirás: pero si yo publico siempre en mi Fanpage, mis otras Redes Sociales y hasta mando regularmente los mails a mi base. Sí, está bien. Pero no les llega a todos. En un grupo, la dinámica cambia porque cada vez que publicás algo a la persona le llega una notificación que publicaste en el grupo. Así, directo y sin vueltas.

Facebook no es un fin en sí mismo 

 

Para finalizar, hay algo que aún no te he dicho y creo que es fundamental que tengas en cuenta: los grupos en Facebook, así con tu Fanpage o cualquier Red Social que manejes, nunca deben ser un fin en sí mismo. Acordate que son canales para llevar tráfico a tu web y para captar suscriptores a tu lista de correo.

Las Redes Sociales, Google, tu web y el email marketing, son intermediaros de la relación entre vos y tu audiencia (que serán tus posibles clientes).

Entonces, aquí entra lo que te dije al principio: los grupos en facebook son el complemento perfecto para tu estrategia de email marketing.

Supongamos que armaste un LeadMagnet para solucionar un problema puntual de tu público objetivo (un ebook, una checklist, un audio o video de descarga gratuita). Lo das gratis a cambio de una suscripción a tu lista de correo.

La persona se lo descarga, tal vez lo lea o tal vez no. Vos le enviás un mail a los pocos días sobre qué tal le fue en la lectura y su implementación, si tiene alguna duda o comentario.

¿Sabés cuántos te contestan? El 15 o 20 por ciento ¡Con suerte!

Entonces, qué tal si en el mail de bienvenida le enviás la invitación para que se dé alta al grupo, dentro del contenido de ese LeadMagnet le volvés a insistir y en el mail de consulta, lo invitás otra vez. Sí, ya sé: “Que insistente que sos Nico” Pero son mensajes que no serán muy invasivos: en los mails los ponés en la posdata, si tu LeadMagnet es un archivo pdf, lo ponés al final.

¿Cuánto se puede enriquecer esa persona si se suma al grupo en el que va poder conversar sobre el problema que por el cual llegó a vos?

¿Te has puesto a pensar cuánta gente anda por ahí emprendiendo sola, lidiando con sus problemas en soledad, no encontrando eco con sus preguntas? 

Es hora de que les habilites un espacio donde las personas se encuentren, se escuchen, conversen y, entre medio, vos ayudes a los demás.

Además, no vas a ser solo vos la que va a ayudar, va a ser la comunidad que crees alrededor del grupo y como esta se adueñe del espacio. Porque en definitiva, vos vas a servir de facilitadora para que toda la tribu se reúna alrededor del fuego a charlar, aprender y saber, en definitiva, que nunca es bueno caminar solo.

¿Te gustaría transformar un grupo de desconocidos en una tribu fidelizada?

DESCARGATE 10 RECOMENDACIONES PARA AUMENTAR LA PARTICIPACIÓN EN TU GRUPO

POR QUÉ EL EMAIL MARKETING ES LA SOLUCIÓN (y cómo lo potenciamos con Facebook)

POR QUÉ EL EMAIL MARKETING ES LA SOLUCIÓN (y cómo lo potenciamos con Facebook)

Cuando hablamos de email marketing, pensamos en campañas de emails segmentadas, personalizadas y medibles. No es necesario que seas experto en marketing digital para entender sus funcionalidades y objetivos. Pequeñas y grandes empresas lo utilizan para posicionar sus productos, comunicar promociones o informar a sus clientes de nuevos lanzamientos.

¿Te pensabas que el email estaba muerto? ¡No! Hay una frase que dice: “En la lista está el dinero”. Sé que es muy gringa y fría, pero es real.

Tener una lista de suscriptores fuerte y bien segmentada es tener un capital poderoso donde la tasa de conversión de seguidores en clientes aumenta considerablemente (mucho más que cualquier Red Social).

Te podés decir: “Ah, no. Pero ya nadie mira los mails” ¡Wrong amiga Terapeuta!

Pensá un poco ¿Cuántas veces al día chequeás tu teléfono? ¿Cuántas de esas veces chequeás los mails que te llegan?

El email marketing está más vivo que nunca y si querés tener un éxito rápido y efectivo, es una de las mejores estrategias comunicacionales online que podés implementar.

La clave del email marketing es que te sirve de nexo para conectar todos tus canales en el ecosistema de comunicación. 

¿Eco qué?

A ver, no me voy a extender en este concepto, pero te lo digo claro: veo mucho Coach o Terapeuta con una Fanpage en Facebook tratando de vender sus servicios. Leo muchos mensajes de personas que me escriben diciendo que no pueden vender sus consultas, sesiones o programas porque no tienen muchos seguidores en Facebook o porque sus publicaciones tienen poca participación.

Una cosa te tiene que quedar en clara: con solo una Fanpage no le vendés ni al loro. Olvidate.

Facebook, lo repito por vez número mil, no es un fin en sí mismo. Debe estar pensado como un canal más dentro del sistema de comunicación de tu emprendimiento. De ahí Ecosistema de Comunicación.

Porque Facebook te servirá no solo para generar reputación online y generar comunidad (para esto, crear un grupo apuntado a tu nicho, es un gol de media cancha), también llevarás tráfico a tu Web y tus artículos del blog (un canal de comunicación). Además, podrás hacer campañas para llevar a las personas a que se den de alta en tu lista de correo.

A través de tu blog, si hacés un buen laburo de SEO (que yo de eso no sé un pomo) te vas a posicionar en Google (otro canal de comunicación) y te llegará más tráfico.

Bueno, pero no me quiero extender en este concepto.

Lo que tenés que saber, por ahora, es que el email marketing es el canal que atraviesa todo este ecosistema y que te servirá para generar confianza en tu suscriptor, autoridad como referente y fidelizarás a tus futuros clientes.

Claves de las campañas de email marketing

La clave de cualquier campaña de email marketing es la segmentación, un proceso fundamental que permite clasificar a los clientes según sus gustos, necesidades, características, etc.

Así que acá me corrijo: el dinero no está en la lista, el dinero está en la lista segmentada. Utilizando el email marketing se pueden dividir los contactos para mandarles emails lo más especializados y personalizados posibles, con información, regalos y hasta cupones de descuento.

Se trata de enviar el email adecuado a la persona adecuada en el momento adecuado.

Veamos cuáles son las ventajas de esta herramienta para que entiendas por qué es una de las tácticas más fáciles y eficientes para llegar a tus clientes:

Están dirigidas a tu público específico: los lectores y potenciales clientes que integran tu base de datos aceptaron recibir información sobre tu marca, productos y servicios. Esto es FUNDAMENTAL. Pensá que hoy en día, la audiencia es la dueña de elegir los contenidos a consumir.

Ya no existe eso de fumarse las publicidades en la televisión ni ver la comedia brasilera que te hacían mirar tus padres a la hora de la cena. Hoy elegimos qué es lo que queremos ver. Y en ese tren también se sube la elección de a quién seguir, a dónde suscribirse o qué leer.

Por eso, NUNCA, pero nunca, cometas el error de agarrar alguna base de datos de alguna cuenta de correo que tengas por ahí y sumar a la gente a tu lista de correo masivo para hacer email marketing.

Estarás enviando mail inadecuados a las personas inadecuadas en el momento inadecuado.

La persona debe elegir suscribirse a tu lista y debe tener el poder de decidir de darse de baja de ella. 

Son campañas de bajo costo: no requieren una gran inversión. Sus costos son menores que la publicidad tradicional y su alcance e impacto es mucho mayor.

Hay opciones gratis como Mailchimp o pagas como Aeweber o Active Campaign (yo utilizo esta última, es la mejor herramienta que hay en el mercado) (sí, ya sé: te lo digo así, como quien tiene la verdad en esas tablas de los 10 mandamientos; pero no, yo creo que es la mejor porque yo hiper segmento, elaboro estrategias de embudos y automatizaciones, y cosas recontra Nerds. Pero vos, para arrancar, con Mailchimp vas a ir muy bien)

Son fáciles de medir: es posible conocer cuál fue el comportamiento de los lectores al leer el email que enviamos. Podemos saber la efectividad del asunto, el contenido, el impacto de las ofertas o cuál fue el link más clickeado.

Tienen un alcance global: el email marketing es una estrategia que no tiene fronteras y te permite llegar a públicos nacionales e internacionales.

Tienen una alta tasa de conversión: como te decía al principio, la capacidad que tiene el email marketing para concretar ventas es bastante alta comparada con otras herramientas de marketing directo. Podés calcular con exactitud el retorno de la inversión (ROI).

Las campañas son asincrónicas: esta es una de las grandes ventajas del email marketing en comparación con las redes sociales: tus destinatarios van a poder leer tus correos cuando quieran y tengan tiempo.

¿Cómo podés captar las direcciones de correo electrónico de nuestros lectores?

Grabate esto: a esta altura del partido nadie (o casi nadie) se da de alta “Para recibir las últimas novedades”. ¡No, mi amiga Coach, estamos hasta el cuello de las últimas novedades en todos lados! Que Facebook, que Twitter, que mails de agencias de viajes a las que nunca nos suscribimos, que el whatsapp, que esto y lo otro.

El usuario, cada vez, tiende a reducir el impacto de la sobre información. Y no se te va a suscribir con ese discurso que lo tiene ¡hasta acá!

Por eso, para que lo haga hay que regalarle algo. Sí, nada es gratis en la vida.

Seguro a esta altura ya te apareció una caja para que te registres a mi web a cambio de dos ebooks ¿no? Bueno, de eso te hablo. Yo te doy algo a cambio de tu email. Estamos intercambiando.

Entonces ¿Qué le podés regalar a esa personas? ¡Puf! ¡Tantas cosas! Ebooks, checklist, audioclase, un video, una app. De todo. Pero siempre que vaya alineado con los que vos ofrecés y que la persona se lleve una experiencia, en tamaño chiquito, de lo que pueden conseguir con vos.

Por ejemplo, si sos Coach nutricionista, tal vez que le regales un ebook de “3 pasos para controlar la ansiedad oral” le puede servir si realizás talleres grupales para que las personas dejen de comer en piloto automático y tengan consciencia plena a la hora de la ingesta.

 Lo que vos ofrecés va alineado con tu propuesta de valor y con lo que precisa tu cliente ideal.

FACEBOOK ADS + LEADS

Entonces ¿Qué tiene que ver todo esto con Facebook?

Mucho y te explico por qué:

Estamos acostumbrados a ver en Facebook un lugar para llegar a más público, crear comunidad online y hacer que nuestra marca gane reputación online. Eso está muy bien y está fuera de discusión.

Pero ¿qué pasa si la utilizamos como un canal para hacer que los usuarios se suscriban a nuestra lista de correo?

No te estoy hablando de hacer una pestaña en tu Fanpage con una lista de suscripción. Por mi experiencia, eso casi no funciona porque como usuarios no solemos visitar las páginas de quienes seguimos, sino que interactuamos a través de lo que aparece en nuestro muro.

Lo que te hablo es crear campañas específicas para captar suscriptores a través de la publicidad en Facebook (Facebook Ads).

No quiero entrar en detalles técnicos sobre cómo armar estos tipos de campañas porque esto amerita un post entero, pero los tipos de campañas que te hablo son específicos para crear conversiones de usuarios de Facebook en suscriptores a tu lista de email.

No te estoy hablando de pagar en Facebook para crecer en likes, ni para que compartan tus publicaciones ni para generar mayor interacción. No. En este caso es apuntar con los anuncios específicamente a que el publico se suscriba a tu lista de correo.

Recordá que el éxito en Facebook no es cuántos likes tengas sino la cantidad de conversiones de seguidores en clientes que puedas generar.

Facebook cuenta con millones y millones de usuarios y si te dedicás a segmentar apropiadamente, podés encontrar a tu público ideal que encuadre con lo que vos estás ofreciendo.

Puede que pienses: “pero yo no tengo dinero para invertir en publicidad”. Aquí está lo maravilloso de esto: no necesitás invertir demasiado para tener éxito. Yo me gasto entre uno y tres dólares diarios con resultados asombrosos (Si pensás, eso es lo que te sale un café o un ticket de bus. Te cuesta menos que una caja de cigarros, una cerveza en el bar o una entrada al cine).

Siguiendo esta estrategia he tenido algunos números que hasta a mi me han sorprendido:

En nicolasmarrero.com he llegado a captar 2.827 suscriptores en cinco meses. Esto ha sido la estrategia base de mi Fanpage y en la cual he basado casi todos mis esfuerzos: establecer una base de suscriptores e interactuar con ellos vía email.

En mi otro emprendimiento online, Letras de viaje, hace cuatro años que lo tengo y ha ido mutando con el tiempo. A principios de Octubre comencé una estrategia fuerte de trabajo con mi lista de suscriptores.

Elaboré un ebook descargable y comencé a hacer campañas en Facebook con solo un dólar por día. La lista, que había comenzado con poco más de 150 suscriptos aumentó a 922 hasta el día de hoy (30/11/16). Es decir, en dos meses tuve 772 suscriptos y he gastado menos de 60 dólares.

Con algunos de mis clientes hemos comenzado a desarrollar esta estrategia utilizando Facebook como embudo para atraer suscriptores: con GabrielaH en dos semanas captamos 348 suscriptores y con Pame pudimos captar 1.545 suscriptores dos meses.

conversiones-pame-post

Conversiones en Facebook de Pamela Quezada

gabriela-conversiones-post

Conversiones en Facebook de Gabriela H

 

lista-letras-de-viaje-post

Mirá todo lo que creció la lista de Letras de Viaje estos dos meses ¿No te gustaría algo así?

Estos son solo algunos números que quería que vieras pero a esos números hay que siempre ayudarlos con generar contenidos que le brinden soluciones a tu público.

Recordá que el REY de todo esto es el contenido de valor y de nada servirá ser super masivo, tener miles de seguidores y suscriptos si no te preocupas por fidelizarlos.

Bueno, ahora vendría la parte de venta. La sección en la que te digo: “Hola! yo este servicio lo ofrezco y podés verlo acá” Pero no, no te lo voy a decir. Quiero que pienses en lo que acabás de leer y analices qué es lo que estás haciendo para generar más visibilidad a través de tu Ecosistema de comunicación.

¿Qué paso te falta dar para comenzar a trabajar el email marketing que tu emprendimiento merece?

¿DÓNDE ESTÁN TUS PENSAMIENTOS DE ABUNDANCIA?

¿DÓNDE ESTÁN TUS PENSAMIENTOS DE ABUNDANCIA?

El otro día debía llegar a un pueblo vecino porque tenía turno con el médico a las 8.00 AM. Mi bus pasaba a las 6.50. Estaba llegando a la parada, eran 6.48 y pasó adelantado. Lo perdí. El próximo pasaría 8.40, y llegaría a eso de las 9.15.

Aún era de noche, hacía frío y tenía dos opciones: volverme a mi casa y reagendar, o tomar el bus próximo y llegar tarde a la cita.

Decidí no tomar ninguna de las dos opciones y comencé a caminar. Atravesé mi pueblo y me paré al costado de la ruta a hacer dedo. A los cinco minutos paró un vehículo. 7.45 estaba en la sala de espera del hospital.

*****

Hace un tiempo vengo trabajando el tema de la abundancia y cómo mis creencias limitantes me atan en ciertas decisiones: miedo a  darle más valor a mis servicios, a  no ser suficiente, el miedo a fallar, postergar decisiones que aumentarían mi visibilidad en la red.

Algunos, sin dudas, son pensamientos de escasez.

Pensamientos que me invaden hasta el día de hoy. Y mirá que he mejorado. Ni te imaginás. El miedo al fracaso va disminuyendo, es cierto, pero a veces vibra como la resaca de una campanada de iglesia un domingo a la mañana.

Pero el otro día, luego de haber solucionado mi traslado de manera tan sencilla me puse a pensar: en la ruta y en estos temas de viajar tengo un pensamiento muy abundante.

Porque allí nunca pongo escusas. No postergo, voy. No me da miedo fallar, no hay manera. Me tiro a viajar miles de kilómetros sin que me abrume lo grande del desafío. Es más, esa mañana en la ruta estaba convencido cien por ciento que alguien me llevaría y llegaría a tiempo.

Tal vez no lo sepas, pero hace cuatro años soy Nómada Digital, viajé a dedo por Europa, México y Centroamérica. Cuarenta y cinco mil kilómetros de ruta hicieron que no haya sido problema haber hecho unos kilómetros hacia el otro pueblo.

Y ahí es dónde reside el pensamiento abundante: en tener la plena confianza de lo que podemos dar y ver en todo lo nos rodea muchas posibilidades.


El pensamiento abundante siempre ve las posibilidades, nunca las limitaciones.


La liviandad con la que podemos resolver ciertas situaciones depende del grado de experiencia que tengamos en ella, porque ya conocemos ciertos resultados y ya manejamos ciertas herramientas que nos llevan a encontrar la solución de la manera menos traumática posible.

Y si no conocemos ciertos resultados, por lo menos nos conocemos a nosotros y nos tenemos la confianza para llegar a los objetivos que nos planteamos.

Por eso hay que hacer, fallar, acomodar y volver a intentar. Repetir el ciclo, una y otra vez.

Entonces me pregunto: ¿Por qué tenemos pensamientos de abundancia para algunas cosas y no para otras? ¿Cómo se hace para trasladar ciertos aprendizajes de un lado a otro de nuestra vida?

Creo que hay aprendizajes de paso que nos sirven para ciertas tareas específicas en determinado momento de nuestra vida.

En mi caso puedo llamarlas: hacer dedo, viajar por el mundo, ser Community Manager o hacer campañas específicas para aumentar la visibilidad de una marca.

Pero hay otras habilidades que aprendemos que, cuando escarbamos un poco, nos damos cuenta que nos pueden servir hagamos lo que hagamos.

En mi caso puedo llamarlas: la plena confianza en que lo que hago atraerá aquello que quiero, la perseverancia siempre tiene su recompensa, si se falla siempre se puede volver a intentar.

Tal vez tu pensamiento abundante está allí, escondido o camuflado en cosas que ya has hecho.

Y vos ¿en qué tareas te sentís poderoso? ¿Cómo te parás frente a eso? ¿Cuándo es que todos tus miedos se esfuman y todo lo que proyectás ser, lo sos? ¿Cómo podrías trasladarlo a otras áreas de tu vida?

Los likes no nos pagan las cuentas

Los likes no nos pagan las cuentas

El otro día alguien me dijo (con cierto tono de indignación): “cómo puede ser que, siendo Community Manager, tengas mil likes en tu Fanpage”.
Y le respondí como hago siempre cuando se toca ese tema de que la gente quiere tener cantidades de miles de seguidores:
No es parámetro de éxito en una Red Social la cantidad de seguidores que tengas.


No hay que medir en seguidores sino en conversiones.


Está la fantasía de que si tengo 50.000 seguidores mis publicaciones van a tener un alcance enorme y que por eso voy a poder vender lo que sea que esté vendiendo.

Apuntar a la cantidad por sobre la calidad solo llenará el ojo de tu cliente o de ese seguidor que llegó por primera vez a Fanpage. Pero a mediano y largo plazo, afectará tu nivel de conversiones.

¿Por qué? Porque lo que vale en Facebook es la afinidad que tus seguidores tengan con tu página y tus publicaciones. 
Es el porcentaje de participación que tengas con tus publicaciones lo que te dará la pauta real si el público que te sigue es en realidad el público que, tarde o temprano, te va a pagar las cuentas.


A mayor porcentaje de participación, mayor posibilidad de generar conversiones.


Pensemos así: supongamos que tenés un negocio local de tablas de surf y estás en Mar del Plata. No hacés envíos de ningún tipo y querés que tu marca sea la referente en tu ciudad. ¿Qué será mejor? ¿tener 500 seguidores que vivan en Mar del Plata o 10.000 que sean de ciudades en toda Argentina, Brasil, Colombia y México?

Hay casos peores. En muchos sitios podés comprar seguidores. 1.000 fans cotizan entre 5 a 20 dólares.

Entonces podés pensar: “Ah bueno!!! Estoy salvado. Con una pequeña inversión tengo, en dos minutos, 10.000 seguidores. Quedo como un genio frente a mi cliente o el seguidor que llega a la página”

ERROR mi amigo. Esos miles de seguidores son, si no falsos, clicks que vienen de países de India, Sri Lanka o lugares de nombres extraños como Tumbuktu, Rondinesia o Islas Cook. Será gente (en el mejor de los casos) que nunca, pero nunca, va a interactuar con tus publicaciones ¿De qué te sirve todo eso? ¿Quién te va a comprar esas tablas de surf?

Si tenés seguidores falsos, incluso afecta tu posicionamiento en Facebook. Porque la relación que vas a tener entre la cantidad de seguidores y la participación en tus publicaciones será extremadamente baja. Entonces, la baja afinidad de tu Fanpage con tus seguidores hará que tus publicaciones no tengan peso, se muestren mucho menos y caigan en el olvido demasiado pronto.

Entrá acá si querés entender más sobre el posicionamiento en Facebook


Hay que apostar calidad de las relaciones y no a la cantidad de fans


No te olvides que para que tu marca comience a resonar en tu seguidor debés aportar valor, apostar al contenido de calidad y hacer crecer y mantener la relación con tus fans. Establecer lazos que se basen en ganarte su confianza para que te tengan de referente y experto en tu rubro.

✔ No le vendas una tabla de surf, dale motivos para surfear.

✔ No le digas que venga a surfear, inspiralo a que lo haga.

✔ No le insistas con que compre, contale tus experiencias.

✔ No quieras ganarte clientes a la fuerza, hablale de los que ya tenés.

✔ Conversá con quién te escriba de lo que sea. Que tu marca esté en el cotidiano de ese seguidor.

Cuándo él decida comprar una tabla de Surf, va a venir solito a vos. 

Entonces, de lo que se trata mi amigo, es que la persona que finalmente te va a comprar esas benditas tablas de Surf sea esa persona que te tenga vista desde hace algún tiempo, la que te sigue, te likea, te comparte y te comenta.

No te obsesiones por tener tsunamis de likes, no te centres con esa parte de los números. Si te toca tener 10.000 seguidores ganátelos uno por uno, en las buenas de la ley.

Recordá: más vale conversión en mano que cien likes volando (?)

¿Y vos? ¿Cómo te ganás a tu seguidores?

Reagendar mis prioridades

Reagendar mis prioridades

De las primeras cosas que están en mi discurso cuando hablo con personas que quieren tener más llegada en Facebook: PUBLICÁ CON REGULARIDAD.
Lo digo, lo repito y, creo, es una de las claves más importantes para que tu Fanpage esté con vida.

Pero ¿qué pasa cuándo yo entro a mi Fanpage y veo que hace quince días no posteo nada?
¿Es falta de ganas? No
¿Falta de ideas? Mucho menos
¿Falta de tiempo? Sí.

Pero al contestarme que es por falta de tiempo, me digo a mi mismo “¿En serio es falta de tiempo? ¿será que estoy haciendo un mal uso de mi tiempo? ¿Puede que mis prioridades están desordenadas? ¿no será, en definitiva, que debo reagendar mis prioridades?”

Entonces ahí doy en el clavo: reagendar mis prioridades.

Hasta ahora, mi agenda se basaba en colocar en los primeros días en la semana las tareas de “mayor prioridad”: publicaciones de mis clientes y hacer su customer service. Al final de la semana, jueves y viernes, hacer las planificaciones, informes y armado de tareas para la semana próxima. Incluso, algún sábado y domingo servían para terminar pendientes.

La agenda estaba invadida por los  mensajes que produzco para otro. Así, mi Fanpage ha estado vacía casi todo el mes

Entonces ¿cuándo guardaba tiempo para crear mis propios mensajes? Cuando tenía algún hueco.
Y ¿sabés qué? Ese hueco nunca aparecía. Porque siempre había algún urgente que tratar: alguna campaña, alguna corrección, consultas, mails, demandas de último momento.

Es muy fácil dejar de lado mis prioridades y dar paso a las prioridades de otros; porque me miento y me digo que la obligación conmigo puede esperar; pero mi obligación con otro, no.

Creéme, es una gran mentira. Parado en la urgencia nunca hay crecimiento, ni te vas a tomar el tiempo para hacer cosas para vos, ni vas a ser tu prioridad.


La falta de tiempo no existe, solo existe el mal uso que hacemos de él. Incluso, puede que no sea un mal uso, sino una insana gestión de nuestras prioridades.


Al entrar en consciencia de que estaba priorizando urgencias de otros, me vi que tengo varios cursos online que he comprado  y están esperando en mi lista de tareas, libros que no se abren en mi biblioteca, letras que esperan aterrizar en el papel, notas de mis viajes que me dicen que es hora de comenzar a escribir mi tercer libro. Tengo paseos por hacer, ideas por materializar y descansos que saldar.

¿Te sentiste alguna vez así? Ese sentir de que estás gastando el tiempo, en vez de vivirlo. Sentir que toda tu agenda tiene nombres de otras personas y el tuyo se pierde allá abajo y nunca lo tildás como “hecho”

¿Cuántas veces por semana llegás a cumplir con las tareas que te asignaste y que tienen que ver directamente contigo?

¿Cuántas veces te sentaste a leer?

¿Qué tan frecuente te acordás de tu cuerpo y saliste a correr, bailar, caminar, o estirar en alguna clase de Yoga?

¿Te detuviste una mañana a escribir, a revisar tus cuentas, a reacomodar tu propuesta de valor?

¿Llamaste a tus padres?

¿Cuánto hace que no le decís a tus amigos “sí, nos juntamos” sin excusas de por medio?

¿Cuándo, por fin, te vas a dar el tiempo para reacomodar tus prioridades? Yo comienzo en este instante, en este momento en que acabo de terminar de escribir esto que acabás de leer.


Herramientas para el camino:

Si te sirve, a mi me ayudo mucho comprender el Cuadrante de Covey. Aquí hay un link en el que podés comprenderlo de manera muy sencilla.

O también podés leer a Kathya en su post de “Prioridad a la vida”, que cuenta algo parecido a mi y ella se toma la molestia de explicar cómo funciona esta sencilla técnica para detectar dónde están paradas nuestras prioridades.

Y vos ¿Cómo gestionas tus prioridades? ¿Qué es lo que te gustaría cambiar y no has hecho aún?